Embaja alienijena

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 326 (81298 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ian Watson

EMBAJADA ALIENÍGENA

Ultramar Editores

Ian Watson Título original: Alien Embassy Traducción: Alberto Solé Portada: Antoni Garcés

EMBAJADA ALIENÍGENA

1ª edición: Octubre, 1990 Edición electrónica: Octubre 2003, Centurion

©1977 by Ian Watson

Reservados todos los derechos. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida, almacenada en sistemas de recuperaciónde datos ni transmitida en ninguna forma ni por ningún método, electrónico, mecánico, fotocopias, grabación u otro, sin previo permiso del detentor de los derechos de autor.

© Ultramar Editores, S.A.,1990 Mallorca, 49. a 321.24.00. Barcelona – 08029 ISBN: 84-7386-625-8 Depósito legal: NA-1109-1990 Impresión: GraphyCems, Morentin (Navarra), 1990. Printed in Spain

2

Ian Watson

EMBAJADAALIENÍGENA

Para Marjorie Brunner

3

Ian Watson

EMBAJADA ALIENÍGENA

Si un hombre contuviera todo el conocimiento y la ignorancia estuviera totalmente ausente de él, ese hombre se vería consumido y dejaría de existir. Por lo tanto, la ignorancia es deseable, pues mediante ella puede seguir existiendo...

―Jalaluddin Rumi Discursos

4

Ian Watson

EMBAJADA ALIENÍGENAPrólogo

―Entra, Rajit ―dijo el Maestro; y el chico del turbante obedeció el chasquido de sus nudillos y entró en la habitación. (Así debió de suceder...) En una de las paredes de estuco blanco había un lagarto color esmeralda, inmóvil, con la membrana de su garganta temblando convulsivamente. Sobre la mesa descansaban unos cuantos cacharros de cerámica, cuadernos de ejercicios escolares, unaestatuilla de bronce que representaba a un dios tibetano entregado a una copulación casi gimnástica y una gran caja. Las tablillas de la ventana cortaban las hileras de palmeras y el árbol en flor del exterior, proyectando un tablero de ajedrez sobre el resto del cuarto. Había dos sillas de mimbre, una ocupada por el Maestro africano; en la otra se sentaba un chino cuya chaquetilla color verde oliva yfunda pistolera (que tanto podía contener un arma como estar vacía) indicaban que era un dobdob, un miembro del ala policial de la Administración de Comunicaciones Espaciales, el Bardo, que también se encargaba de manejar los asuntos internos del mundo. ―Rajit, he oído decir que de mayor quieres ser lama. ¿Es cierto? El chico asintió enérgicamente con la cabeza. ―¡Es lo que más deseo! ―¿Por qué? ―Elrostro del Maestro se frunció en una leve mueca de diversión. ―Porque así algún día podré ver la India... ―balbuceó el chico. El chino le interrumpió, enojado. ―¿Te sientes confinado en África? Aquí las cosas son iguales que en los demás sitios..., esto es una parte de la sociedad humana. Si llegas a lama, ¿sobre qué piensas que predicarás? ¿Sobre el turismo? ―Logró que la última palabra sonaracomo una obscenidad, cosa que era―. ¿Qué clase de gente se dedica hoy en día a viajar por el mundo? ―Hay algunos marineros que viajan. ―Oh, sí..., ¡transportando suministros esenciales! Y la única razón de que lo hagan es que no todo el mundo es autosuficiente. Incluso las mayores barcazas de vela sólo necesitan unos cuantos equipos de esposos para tripularlas... ―Ya sé que un ordenador se encarga decontrolar las velas. ―Su mundo está en la barcaza, no en los puertos que visitan. Rajit se ruborizó. ―Pero usted viaja, señor. Si realmente sirve para hacer algún tipo de contribución, viajar no es malo. ―¡Bueno, al menos veo que no te andas con rodeos! Cierto, los funcionarios del Bardo viajan..., para ocuparse de la coordinación mundial y para cuidar de que todo el mundo sea alimentado,atendido y educado correctamente. Y quizá también para encontrar candidatos al vuelo estelar, cuando tenemos suerte... ―Mi único deseo es visitar otros sitios..., para contribuir. Igual que usted, señor. Pero poco a poco, en calidad de lama. ―¡Claro! Ésa es la única misión de un lama. Ir lentamente de un sitio a otro para enseñarle ecología social a la gente. Difundir la buena nueva de que el campo...
tracking img