Encomios y diatribas acerca de los usos y abusos de las redes sociales

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1458 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Puede resultar incómodo y a la vez ilógico, incluso inapropiado, por una cuestión de “autoridad moral”, que siendo usuario activo y frecuente de tres de las redes sociales más famosas de la Web, me atreva a emitir juicios y una acerba crítica acerca las mismas.
Para empezar es imperativo aclarar que no estoy en contra de su uso, si así lo fuera, probablemente no las usaría. Mi crítica va másencaminada a lo irónico del rótulo que ostentan: “Redes Sociales”, y a lo contradictorio de sus “intenciones de conectividad”.
Las redes sociales fueron concebidas –según sus creadores-, con el propósito de “conectar” a las personas. Una herramienta para unir. Ahora, ¿cumplen éstas con tan elevados y altruistas propósitos? Es cierto que a través de mecanismos, algunos tan antiguos como el Messengero el correo electrónico, o tan recientes como el facebook, myspace, o hi5, entre otros, personas de todo el mundo se “conectan”, a veces, según la red social que frecuenten, en tiempo real. De hecho, a menudo los principales usuarios de éstas, son personas quienes algunos de sus seres queridos viven en el extranjero, y que ante la imposibilidad de viajar a visitarlos o llamarlos frecuentemente,han encontrado en las redes sociales, un mecanismo rápido, efectivo y económico para permanecer en contacto. En este sentido, la función de las mismas no sólo se cumple, sino que es también loable.
Pero ¿qué sucede cuando quien hace uso de éstas, parece quedar atrapado en, a falta de un nombre más apropiado “LAS REDES”?
Se dice que una persona común –y esto no tiene un límite de edad- pasa enpromedio entre tres y seis horas al día frente a la pantalla de un computador. Por supuesto en esta categoría cabe incluir a los amantes de los videojuegos, y a los televidentes compulsivos, pero eso es algo de lo que no nos ocuparemos aquí. ¡Tres a seis horas! Eso es más de un tercio del día desperdiciado frente a la pantalla de un computador; y cabe anotar que la mayor parte de ese desperdicio detiempo en la Web, se ocupa en visitar, actualizar, y recorrer las famosas redes.
Y es que la oferta es interminable.
Existen juegos en línea que consisten en ciudades virtuales, donde se puede encontrar lo que sea. Nada parece estar fuera del alcance. Desde la casa de tus sueños, pertenecer a un club, tener autos que aún la tecnología no la logrado poner en el mercado, tener tu propia “familia”o “circulo de amigos” (muchos de ellos famosos), o conquistar a la chica de tus sueños, (aunque ésta esté hecha de gigabytes y pixeles), hasta la oportunidad de reinventarse. En la red, puedes ser y hacer lo que quieras. Desde el dueño de un banco, estrella de rock o magnate, hasta un afamado y mortífero espía internacional (hasta puedes elegir tu sexo cosa que la naturaleza no permite; eso paramuchos debería ponerse en el apartado de las “ventajas”).
No es de sorprenderse entonces que muchos encuentren en las redes un escape a sus aburridas vidas normales. Pero ese auge de personas que cada vez más están creando y viviendo realidades alternas a través de la red, están de alguna forma minando sus relaciones en el plano de lo real. El problema no es que una persona cree un “alter-ego”en una realidad virtual; el problema está en que a menudo, las personas que incurren en estos mundos virtuales, que parecen haber venido a ocupar el lugar que en antaño ocuparan los de fantasía creados por la imaginación y la literatura, descuidan su (perdonen la redundancia) “realidad real”, para vivir en esta realidad “alterna” compuesta por pixeles y gigabytes. En muchos casos, las cibernautasviven más en función de la vida que han creado en la red, que en la real, y mantienen un contacto mas “estrecho” con sus amigos virtuales que con los que conocen en la realidad.
Cuento en una de las redes en las que tengo “membresía”, con la modesta suma de cuatrocientos setenta y tres “amigos”, (hasta ahora). Modesta porque no falta entre estos “amigos” quienes ostenten más de cinco mil entre...
tracking img