Enron y arthur andersen co

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 28 (6964 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Lecciones de Enron y Arthur Andersen Co. Richard Mattessich Richard Mattessich es Profesor Emérito en la Universidad de British Columbia. Facultad de Comercio y Administración de Empresas Universidad de British Columbia, Vancouver, BC., Canada V6T 1Z2 Richard.Mattessich@commerce.ubc.ca

Lecciones de Enron y Arthur Andersen Co.1 Oh, friend! Could you and I with fate conspire To grasp this sorryscheme of things entire. Would not we shatter it to bits--and then Re-mould it nearer to the heart's desire! Omar Khayyám: The Rubáiyát 1. Introducción El “escándalo Enron” y la “desgracia de Arthur Andersen” han acaparado la literatura contable desde hace algunos años. Pero dado que he vivido más de cerca esos problemas que la mayoría de los europeos –y no sólo geográficamente sino tambiénemocionalmente, dado que fui titular de la cátedra Arthur Andersen en la Universidad de British Columbia durante los ocho años anteriores a mi jubilación en 1987-- permítanme expresarles brevemente mi propio punto de vista sobre este asunto. Posteriormente, les expondré (en una presentación separada), extractos de un artículo sobre un asunto relacionado de un eminente estudioso y profesional de lacontabilidad que incluso anteriormente fue socio de Arthur Andersen Co. Es el mejor artículo que he encontrado sobre este asunto, y explica cómo los public accountants (i.e. auditores y consultores contables) han podido alejarse tanto de sus posiciones anteriormente nobles y éticas. Me estoy refiriendo a Arthur R. Wyatt y a su reciente artículo “Accounting Professionalism—They Just Don’t Get It”(Profesionalidad contable-Ellos no la tienen) (Accounting Horizon, marzo de 2004). Estos extractos se los presento con el permiso expreso de Arthur Wyatt. Largay (2002: 153), el anterior editor de Accounting Horizon (y también titular de una cátedra Arthur Andersen) definió el caso Enron como un “asunto que supuso un punto de inflexión” que puede resultar “altamente instructivo”. Aunque significó lapérdida de reputación de la profesión contable, puso de manifiesto ante el público en general cuán importante es actualmente la contabilidad, la contabilidad honesta.

1

My thanks go to the editor of the Accounting Horizon, Professor James Largay, and some

anonymous readers for making valuable suggestions to improve this paper. Financial support by the Social Science and Humanities ResearchCouncil of Canada, and the providing of research facilities by the Faculty of Commerce and Business Administration of the University of British Columbia, are both gratefully acknowledged. Mi agradecimiento al traductor Rafael Gil Reina

2 Ante todo, se plantea una extraña discrepancia. Por una parte, los académicos de la contabilidad emplean una parte considerable de su tiempo en investigarsobre las bases de esta materia, en análisis esotéricos y en sofisticadas investigaciones empírico-estadísticas. Por otro lado, los recientes escándalos financieros han demostrado que por lo menos algunos significados public accountants no fueron capaces de dominar determinados conceptos éticos básicos a la hora de distinguir las flagrantes desviaciones contables respecto de lo que sería uncomportamiento responsable. Aunque no hay ninguna contradicción (esto es puro sentido común) entre estas dos tendencias, tal discrepancia entre la teoría académica y la práctica parece extraña. Y uno empieza a preguntarse dónde empezó a equivocarse la enseñanza contable. La pregunta inevitable es: ¿podría un currículo diferente haber ayudado a prevenir estos enormes fallos? ¿Es la enseñanza la clave parasolucionar el dilema de los contables, tal como sugiere Largay (2002, 155)? ¿Habría sido mejor enseñar a los estudiantes de contabilidad (que ahora son contables, o directores financieros y generales) casos famosos de falsedad contable, fraude y engaño (Largay pone como ejemplo el caso de Continental Vending de los años 70)? ¿o por el contrario éstos podrían haber aprendido de estos casos incluso...
tracking img