Ensayo elites politicas y economicas de el salvador

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 45 (11175 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
www.cidob.org

Afers Internacionals, núm. 34-35, pp. 125-147

Élites agrarias, estructura económica y transición hacia la democracia en El Salvador
*Ana Sofía Cardenal

La ola de transiciones que se inició a mediados de los años setenta en Europa del Sur y América Latina, la llamada tercera ola (Huntington, 1991), ha aumentado el número de democracias que se cuentan en el mundo. Duranteésta, más países han pasado a ser democráticos que en ningún otro momento democrático previo (Huntington, 1991). Además, esta forma de Gobierno, por primera vez, se ha extendido a nuevas áreas del planeta. En 1993, el número de países que tenían elecciones competitivas y garantías en el orden de los derechos políticos y sociales –alrededor de la mitad de los representados en Naciones Unidas (107)–superaba en más de un tercio al de dos décadas anteriores (Fredom Review, 1993: 3-4, citado en Lipset, 1994: 1). Aunque eso no significa que todos ellos entren en la categoría de democracias plenas, cuanto menos, han avanzado en alguna dimensión de la misma. El aumento de democracias tampoco ha sido resultado de un movimiento unidireccional, sino en las dos direcciones. Mientras que, en los últimosquince años, 15 países se han convertido en democracias, 12 han dejado de serlo (Diamond, 1989: 142). Aun así, globalmente, el número de democracias se ha doblado desde 1974 (Diamond; Linz; Lipset, 1995: 1). Uno de los resultados de ese aumento de democracias ha afectado a la relación entre “desarrollo económico” y “democracia”. La entrada al club de las democracias de muchos países cuyodesarrollo económico los hacía candidatos poco probables, no sólo ha desafiado la hipótesis del “umbral mínimo” de Dahl (1971) y Huntington (1984), por debajo del cual la democracia tendría pocas pro-

*Dra. en Ciencias Políticas. Profesora asociada de Ciencias Políticas. Universitat Autònoma de Barcelona.

Ana Sofía Cardenal

babilidades de desarrollarse, sino que también ha debilitado lacorrelación entre “desarrollo económico” y “democracia” (Diamond, 1992)1. Una segunda consecuencia, implícita en la anterior, de la reciente ola democratizadora es que muchos de los países que han transitado a la democracia lo han hecho sin que estuvieran presentes las condiciones –no sólo socioeconómicas, sino también culturales, históricas e internacionales– que en los años sesenta se asociaban a lademocracia. Desde esa perspectiva, El Salvador se presenta como un caso paradigmático, ya que inició su transición no sólo sin que estuvieran presentes las condiciones de los años sesenta, sino con algunas de las condiciones más negativas posibles2. Aunque este país superó el umbral mínimo por encima del cual aumentan las posibilidades de alcanzar una democracia en los años sesenta (Seligson, 1987), afinales de los años ochenta, todavía tenía una concentración del ingreso muy superior a la media de los países industrializados, ninguna experiencia con la democracia, una cultura política autoritaria, excluyente y con hondas raíces en la violencia, y una economía dependiente. A todo eso habría que añadir que El Salvador inició su transición cuando la economía se encontraba en uno de sus peoresmomentos, después de 12 años de guerra3. Aunque la ausencia de condiciones aconsejaría utilizar –al mismo tiempo que validaría– el nuevo enfoque sobre transiciones, que se caracteriza por trasladar la explicación de las condiciones estructurales a las variables de acción, las características de nuestro caso de estudio nos llevarían a destacar la importancia de los factores estructurales en latransición salvadoreña. En particular, aquí se argumenta que fue necesaria una condición para que la democracia pudiera ser posible en El Salvador; esto es, la erosión del poder de la élite agraria. En casi todos los países centroamericanos, el desarrollo de un sector de agroexportación en la segunda mitad del siglo XIX llevó al surgimiento de poderosas élites agrarias (con la excepción de Nicaragua...
tracking img