Entre el optimismo y el guernica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3039 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de enero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ENTRE EL OPTIMISMO Y EL GUERNICA:

Apuntes personales sobre el conocimiento en el siglo XXI

[pic]

Materia: Historia de la filosofía moderna
Profesor: Sebastián Botticelli
Alumna: Julia Pérez Ithuralde

I.S.P. “Joaquín V. Gonzalez”
Año: 2009

Cuando hablamos de modernidad hablamos de una época atravesada por un gran optimismo. El hombre se posiciona por delante de Dios,consagrándose como sujeto de conocimiento, como sujeto activo y cognoscente, como centro de un universo que responde a él. Este universo, regido por leyes matemáticas, con astros reconocibles y cuantificables, con una física que el hombre “ha descubierto” apartando el velo medieval y parándose frente a un terreno luminoso, claro y con fe en la humanidad. [1]
Un ejemplo de este optimismo es Leibniz. Esteautor del siglo XVII/XVIII (Recordemos que la Monadología se publica en 1720, y es la obra que, de alguna forma, condensa su pensamiento) refleja en sus escritos la fe del hombre moderno en el mundo, la creencia en la ciencia, en la constante evolución hacia algo mejor, en la construcción de una sociedad justa, sin desigualdad y con leyes que gobiernan a los hombres, y que también rigen sobre lanaturaleza. El hombre es, por debajo de Dios, la mejor de las mónadas creadas, dotada con el mejor de los dones: la razón, el entendimiento. La razón, herramienta que le permite al hombre descifrar, entender y comprender este mundo otorgado por Dios. Y Dios, la mónada increada, único en su “especie”, punta de la pirámide, todo lo ve y todo lo sabe. Y allí se regocija en que la “mejor” de suscreaciones con su instrumento predilecto, entienda el mundo que con tanto amor y bondad ha creado: ese mundo ordenado y matemático, ese “segundo edén” que Dios nos ha proporcionado para que podamos vivir y en él desarrollemos nuestra finita sabiduría, tratando de emular la de él: infinita e ilimitada.
Siendo Dios la mónada increada, bondadosa y perfecta en su esencia, y ocupando el hombre un lugarprivilegiado dentro del orden de las mónadas creadas; podemos suponer que Dios, en su infinita sabiduría, debe darle al hombre un mundo adecuado para él, en el cual pueda desarrollar al máximo sus capacidades: el mejor de loa mundos posibles. Esto quiere decir, simplemente que vivimos en el mejor de los mundos posibles, de entre todos los mundos posibles de ser pensados, en el que vivimos es el mejor (noes perfecto, pero es lo mejor que pudimos tener). El argumento del mejor de los mundos posibles se apoya, a mi entender, sobre tres ejes: por un lado en la idea de la coexistencia de mundos posibles que pueden ser pensados por nuestro creador; y por el otro en que Dios, que todo lo conoce, y por lo tanto sabe presente, pasado y futuro de todas sus creaciones (aunque claro que el tiempo es algoque no rige para Dios), es capaz gracias a su infinita sabiduría, de poder verlos y elegir entre ellos el que crea mejor. Para el tercer eje me gustaría primero, ver unos pasajes de Leibniz:
“Y esta razón no puede hallarse sino en la conveniencia o en los grados de perfección que contengan esos mundos, puesto que cada posible tiene derecho a pretender la existencia en proporción de la perfecciónque encierre.” (Monadología, prop. 54)
“Y ésta es la causa de que exista lo mejor; la sabiduría de Dios lo conoce, su bondad lo elige y su poder lo produce.”(Monadología, pro. 55)
Hay muchos mundos posibles, con posibilidades de existir, aunque su existencia depende enteramente de su grado de perfección (Y creo que este es el tercer eje, o mejor dicho, supuesto que corre por debajo, a másperfección mayor grado de realidad y existencia). Y Dios, que es el pensador de todos estos mundos distintos, siendo perfecto y bondadoso, ¿qué posibilidad habría de que no elija el mejor de todos? ¿Cómo podría ser que Dios, justamente Él, decidiera tendernos una trampa? No, si Dios nos tendiera una trampa podría vislumbrarse un atisbo de maldad y si así fuera, no sería Dios. Nada lo igualará a él,...
tracking img