Fgtrfbhfrg

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1904 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
cvbfdbfdvfchjgdsifvhbdsbfvsdkjvbsdkjbvksjdbvkjbkbdskvjbsdkjv

bkjvbvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvlosdajnfcdsjlnbcksdbkdsjbfkdsb

dkbkdsbksdbvsdkvdbsdkbvcantar en la noche, si me prometes una cosa.
-¡Todo te lo prometo! -dijo el emperador, que se había levantado de su cama, y tenía puesta la túnica imperial, y en la mano su gran espada de oro.
-¡No digas que tienes un pájaro amigo que te locuenta todo, porque envenenarían el aire al pájaro!
Y salió volando el ruiseñor, y echando al aire un ramillete de arpegios, maravilloso don de su delicada garganta, los más bonitos que había escuchado el emperador.
Los mandarines entraron de repente en el cuarto, detrás del mandarín mayor, a ver al emperador muerto. Y lo vieron de píe, con su túnica imperial; con la mano de la espada puesta en elcorazón. Y se oía, como una risa, el canto del ruiseñor.
-¡Tsing-pé! ¡Tsing-pé! -dijo el gran mandarín, y dio dieciocho vueltas seguidas con los brazos abiertos, y se echó por tierra, con la frente a los pies del emperador. Y a los mandarines arrodillados en el aire, les temblaba en la nuca la coleta.

el gigante egoísta

Todas las tardes los niños solían ir a jugar al precioso jardín delgigante. “¡Somos muy felices!”, se decían. Pero una tarde el gigante regresó, luego de vivir durante siete años con su amigo el ogro Cornualles. Y vio a muchos niños jugando en su jardín: “¡¿Qué hacen aquí?!“-les gritó y los niños huyeron. “¡Este jardín es mío!”. Construyó un muro con un cartel que prohibía el paso y los niños ya no tuvieron donde jugar.
Llegó la primavera, y sólo en el jardín delgigante seguía el frío. Desde que faltaban niños, los pájaros dejaron de cantar y los árboles dejaron de florecer. Los únicos felices eran la Nieve, la Escarcha, los Vientos y el Granizo. “¿Por qué tarda tanto en llegar la primavera?”, decía el gigante muy triste y solo. Una mañana de sol, el gigante vio algo raro. Los niños habían entrado al jardín y se subieron a los árboles; pero al otro ladoproseguía el frío y un niño que no llegaba a un árbol lloraba amargamente. El árbol cedió, pero el niño era muy chiquito y el gigante se quebró al verlo. “¡Qué egoísta soy! -pensó-. Tiraré el muro y mi jardín volverá a ser de los niños” Salió al jardín, pero los niños se asustaron tanto que huyeron. El chiquitín no lo hizo porque las, lágrimas lo cegaban. Y el gigante lo subió al árbol y el niñotendió sus bracitos, lo rodeó y lo besó tiernamente. Al ver que el gigante no era malo, volvieron los niños con la primavera, y se abrió el jardín para todos. “¿y el niño que lloraba?”, preguntó el gigante. “No sabemos su nombre ni el lugar donde vive”. Por las tardes los niños iban a jugar con el gigante, pero el chiquitín no volvió más y él suspiraba triste. Pasó el tiempo y el gigante envejeció.Dejó de jugar, pero solía cuidarlos. Una fría mañana miró por la ventana y se frotó los ojos. Debajo de un árbol con flores blancas, ramas de oro y frutos de plata, estaba el niño que amó tanto.

El gigante corrió lleno de alegría y cuando estuvo a su lado, gritó: “¡¿Quién se atrevió a herirte? Dímelo para que pueda matarle!” “No -dijo el niño, porque son las heridas del amor”. “¿Quién eres tú?”,dijo el gigante; un extraño temor le invadió y se arrodilló ante el niño. Y el niño le sonrió diciéndole: “Tú me dejaste una vez jugar en tu jardín; hoy vendrás conmigo a mi jardín, que es el Paraíso”. Y cuando por la tarde llegaron alegres los niños, encontraron al gigante muerto debajo del árbol, con una tenue sonrisa y enteramente cubierto de flores blancas.

el principe feliz
En una ciudadhabía una estatua de un príncipe feliz. Un dia la estatua le contó llorando a una Golondrina que antes el vivía en el Palacio de la Despreocupación, en el que no se permite la entrada al dolor. Pero ahora podía ver toda la tristeza de su pueblo y quería que la golondrina entregara todas sus joyas que lo cubrian a los pobres.
La golondrina lo hizo y murio a sus pies.
El alcalde mandó tirar la...
tracking img