Glamour

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1691 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cristina Suárez y Farías

¿Dónde quedó la elegancia que Dolores del Río y María Félix nos mostraban en las películas de los años cincuentas? ¿Dónde quedó el aroma a perfume caro como Tabú o Chanel no. 5 que las mujeres de la época dejaban esparcido en los elevadores? ¿Cuándo decidimos las mujeres cortarnos el pelo y ya no cuidar más las largas melenas rizadas, a veces artificialmente, quereposaban sobre los hombros desnudos de un escotado traje de noche? ¿En qué armario permanecen abandonados los sombreros que usaban los señores, los trajes de casimir inglés con los sacos largos, largos?
En algún lugar están los zorros y las martas que eran tan usuales para ir al “centro” de compras, para acudir al teatro, para hacer una visita, eso sí, siempre sobre un sobrio traje sastre de lanaacinturadito, bien cortado y muy estilizado. Por ahí arrumbados deben permanecer los sombreros, con plumas y velos que caen sobre la cara. Junto con las pieles también reposan las corbatas anchas, los yugos para el cuello, las mancuernillas y los pisacorbatas. A su lado descansan los vestidos de algodón con estampados de florecitas que las jóvenes vestían para “ir a trabajar” y los suéteres, lasmedias de seda y los zapatos de altísimos tacones que eran una tortura para los pies y una delicia para la vista, sobre todo masculina.
La moda es el reflejo de los tiempos, y en esta época los motivos y las prendas mexicanas no estaban en boga; aunque algunos diseñadores intentaron integrar piezas como el rebozo a la indumentaria femenina no tuvieron éxito, porque se imponía la influencia francesa ymás tarde la norteamericana. Las modelos debían ser “güeritas”, delgadas, altas y de ojos azules.
Recordemos que estamos en la posguerra, cuando las mujeres entran de lleno al mundo del trabajo, un momento en el que empiezan a cambiar su forma de vivir y se hacen más competitivas. Ahora es necesario vestirse de otro modo, porque “ya no da tiempo de nada”. Por supuesto, la ardua tarea de cuidarlos trajes de lana o algodón, la molestia de tener que planchar las camisas y las blusas se convierten en actividades casi opresivas, sobre todo cuando no hay servicio en la casa. Por eso y por muchas razones más los diseñadores inventan las fibras sintéticas que se lavan fácilmente, se secan solas y no hay que plancharlas.
Hacia finales de los años cincuentas el clamor es la comodidad en elvestir. Al mismo tiempo las faldas empiezan a acortarse, gran tragedia para quienes consideran que enseñar las piernas por encima de la rodilla constituye un ataque a la moral; sin embargo, el signo de los tiempos debe prevalecer, el mundo está cambiando y con él la moda mexicana. Así hace su aparición el “chemise”, prenda holgada y muy cómoda ya elaborada con fibras sintéticas como el nailon y querepresenta toda un renovación en la moda de la juventud, pero algunas “niñas de buena familia” llevan vestidos “ampones” con varias crinolinas. Los suéteres de “ban lon” se imponen y poco a poco las mujeres entramos al mundo del pantalón; las jóvenes usan “pescadores”, hasta la pantorrilla, y las mayores los llevan combinados con un saco. Para muchos, una mujer que usa pantalones no es muy bienvista.
En los sesentas los diseñadores jóvenes en espíritu apoyan la minifalda y la línea “unisex”, y los lentes de insecto, y al compás de la música de los Beatles se destroza la vieja tradición de la moda. Ahora los pantalones de terlenka, detenidos en la cadera y de “pata de elefante” se usan por doquier; las camisetas de algodón empiezan a imponerse y son los varones quienes llevan el pelo largo,las mujeres, cortísimo. Los colores brillantes son los preferidos, las combinaciones audaces y los diseños geométricos –“op art”– aparecen con profusión. Se inicia también el imperio del plástico sobre todo en los accesorios, que se vuelven baratos y desechables y combinan con los collares “étnicos”, la chaquira, y las piedritas.
Los pies, al menos los de los jóvenes, dejan de sufrir, los...
tracking img