gsdfhfdg

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1533 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de octubre de 2013
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL RINCÓN DE NATURALEZA
Hace mucho tiempo, existió un joven indio americano cuyo nombre era Naturaleza, de tez morena y ojos tan oscuros como su larga melena azabache, adornada con plumas de vivos colores. Poseía ágiles piernas y fuertes brazos, que le ayudaban a desplazarse por el bosque y subir a los árboles para recolectar sus frutos. Vestía con cuero marrón oscuro para tapar suspiernas, mientras que tenía el pecho al descubierto. Vivía feliz en un bosque lleno de abundante vida, [efecto pájaro, efecto pájaro, efecto viento] en donde los árboles tocaban con sus copas el cielo, y los frutos silvestres que estos daban eran dulces y sabrosos. Naturaleza convivía con los numerosos animales que habitaban en el lugar [silbido de Lidia y Rainer], y que al igual que él, sebeneficiaban de todo lo que su entorno proporcionaba.
Después de un intenso día, el terminar su labor en el bosque, Naturaleza decidió descansar para así continuar con sus quehaceres de la posterior jornada [bostezo]. Cuando estuvo a punto de caer en los brazos del sueño, le perturbaron los pasos [pasos con bongos y pies iguales] de una multitud de personas que se aproximaban silbando al unísono[silbidos]. El joven indio se levantó de su lecho sobresaltado, sin comprender de dónde venían esos extraños sonidos, así que decidió averiguar lo que estaba ocurriendo. No dio más de diez pasos antes de encontrarse de frente con unos individuos cuyo aspecto era idéntico entre ellos. Este grupo, con el mismo semblante e igual expresión y figura pararon delante de Naturaleza y le saludaron al unísono:¡Hola joven nativo! ¿cuál es tu nombre?
Mi nombre es Naturaleza, ¿quiénes sois vosotros? ¿y qué hacéis en este bosque?
Nosotros somos Civilización, y estamos buscando un lugar para poder vivir todos juntos, ya que nuestro antiguo hogar ha sido destruido y no nos quedan recursos para poder sobrevivir. ¿Sabes si estas tierras pertenecen a alguien?
Estas tierras no son de nadie, el bosque es lamorada de todo ser que busque cobijo en ella.
Si es así, nosotros también nos quedaremos a vivir aquí.
De acuerdo, pero tened cuidado, no somos los únicos seres que habitamos en este bosque, por ello debemos procurar no agotar los recursos que la madre tierra nos ofrece, hay que racionarlos y recoger tan solo lo que sea estrictamente necesario.
No te preocupes, lo cuidaremos al igual que lo hashecho tú.
Después de estas palabras Naturaleza se quedó tranquilo y contento a su vez, ya que por fin tenía algo de compañía y alguien con quien compartir su amor por lo que le rodeaba. Con este pensamiento logró así caer dormido en un profundo y dulce sueño. A la mañana siguiente un estruendoso sonido alarmó al joven indio.
[sonido de sierra] ¡ÁRBOL VA! [tambor]
Naturaleza selevantó preocupado y confuso a su vez, por lo que corrió al lugar de donde provenían los fuertes ruidos.
[sonido de sierra) ¡ÁRBOL VA! [tambor]
El indio pudo observar cómo los nuevos habitantes del bosque habían talado los árboles con unos instrumentos desconocidos para él, al igual que estos habían recogido todos los frutos silvestres existentes y cazado a muchos de los animales que vivían enese bosque. Civilización cantaba una canción mientras destrozaban el hogar de Naturaleza:
“CORTA, SIERRA, TALA
FRUTA GRATIS TIENES
CORTA, SIERRA, TALA
MÁS ESPACIO OBTIENES”
Al ver este espantoso acontecimiento Naturaleza se asustó y huyó lo más lejos que pudo. Corrió y corrió hasta acabar agotado. Las nubes comenzaron a tronar, cayendo grandes gotas de lluvia dificultando la visión deljoven [tormenta – efecto tormenta, palo de agua]. A pesar de que el viento, la lluvia y los truenos le impedían ver bien su camino, consiguió hallar una cueva en la que poder refugiarse durante esa tormentosa noche. No sabía si eran gotas de lluvia lo que caía por sus mejillas o las lágrimas por haber perdido todo lo que conocía, pero, debido al agotador recorrido, Naturaleza cerró los ojos...