Guchardini

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 61 (15150 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Francesco Guicciardini
Consideraciones sobre los Discursos de Maquiavelo

A la memoria de Manuel José Cubillos (1970-2010)

LIBRO I
Capítulo I: Cuáles han sido universalmente los principios de las ciudades y cuál fue el de Roma
En el primer discurso, es verdadera la distinción de que todas las ciudades han sido fundadas o por forasteros o por nativos. En esta segunda categoría, se incluyeVenecia y Atenas. También corresponde a Roma, aunque de una manera diferente a Venecia y a Atenas, porque estas dos fueron fundadas por los locales por necesidad de tener un refugio seguro o un gobierno común, mientras que Roma, sin ninguna de estas necesidades, fue en primer lugar erigida como colonia de Alba – esto es por albanos o por súbditos del imperio de Alba – por el amor de aquelloslugares donde habían crecido o por el deseo de gobernarse a sí mismos. No puede considerarse que Roma fue fundada por extranjeros ni siquiera por referencia a Eneas, porque no hay que buscar en un lugar tan lejano el origen de la ciudad, el cual no debe referirse a los antecesores más lejanos de quien ha construido la ciudad.
En cuanto a la categoría de las ciudades fundadas por forasteros, no escierto que las colonias establecidas para aliviar a las metrópolis de habitantes dependan siempre de los fundadores, porque (p. 607) muchas naciones – como la gala, la cimbra y similares – mandaron por dicha causa parte de su población a buscar un nuevo lugar para vivir y, una vez asentadas en un sitio, no mantenían ninguna dependencia ni obligación con la tierra patria.
Por otro lado, era másverdadera y aguda la distinción de que las ciudades fundadas por extranjeros o son erigidas de tal manera que son gobernadas por sí mismas y no dependen de los autores de sus orígenes o que son construidas de tal modo que deben reconocer a aquéllos como príncipes. En este segundo tipo, es cierto que al principio no pueden hacer grandes progresos, pero a lo largo del tiempo pueden suceder numerososaccidentes que la liberen de esa sujeción y, entonces, podrá ocurrir que alcancen un aumento notable. A este tipo de ciudades, pertenece Florencia y todas las colonias fundadas por los romanos, muchas de las cuales, con la declinación de Roma, se han convertido en ciudades magníficas y potentes. Quizá quien las analizase una por una, encontraría que no pocas de éstas han alcanzado una potencia mayorque aquellas que han tenido el principio libre, puesto que han crecido según el lugar, las instituciones y la fortuna que han tenido. Es cierto que ordinariamente éstas han tardado más en comenzar a crecer, dado que tenían el principio (¡?) sujeto a otras ciudades. Sin embargo, si, entretanto, por la bondad del lugar, por las buenas instituciones o por otra causa, han tenido la ocasión de adquirirpoblación o riquezas, las ciudades tienen la posibilidad de hacerse potentes.
El principal fundamento de la potencia y de la riqueza de una ciudad es tener una población numerosa. Difícilmente puede alcanzar una población numerosa la ciudad que se establece en un lugar estéril, como es el caso cuando no tiene un aire generador clima muy fértil como Florencia o está cercana al mar, como Venecia.Es mejor establecerla en un lugar fértil, porque más fácilmente atraerá población. Sin embargo, no hay duda de que si fuese posible, sería conveniente situarla en un lugar ni del todo estéril ni abundante pues es más fácil hacer una ciudad virtuosa (fin p. 608) a través la necesidad que del establecimiento de buenas leyes. Éstas pueden ser modificadas por la voluntad de los hombres, mientras lanecesidad es una ley y estímulo continuo. La necesidad llevó a Roma por el buen camino, la cual, aunque situado en un lugar fértil, sin embargo, al no tener campesinos y estar rodeada de pueblos poderosos, estuvo obligada a hacerse grande con la virtud de las armas y de la concordia. Estas ideas se refieren a una ciudad que no quiera vivir a la filosófica, sino gobernarse según el modo habitual...
tracking img