Hablando de mundos (ensayo)

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1050 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 28 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Hablando de mundos
De la formación del mundo se tienen dos teorías: una en la que Dios lo creo en 6 días, y otra en la que una gran cantidad de energía choco internamente y explotó creando los planetas. Ahora yo digo que Dios y energía son lo mismo, ninguno de ellos creada, son infinitas, se pueden transformar e incluso son omnipresentes y poseen el rigor omnipotente. Pero si este mundo creadono me pertenece, entonces ¿cuál es mi mundo? Personalmente mi mundo se basa en pensamientos nuevos basados en la filosofía de Empédocles, con ciertos aires románticos pero realmente idealistas.
Para empezar quiero explicar cómo es para mí el mundo, pero se ha dicho que “cada persona es un mundo” y hasta ahora no se ha explicado bien esta concepción, y la razón de porque dije que Dios se podíatransformar.
En lo primero, hay que acordarse de que el ser humano es un ente que posee distintas dimensiones: social, afectiva, económica, cultural, política, racional, física, espiritual, religiosa, etc. Y sus distintas combinaciones. A parte de eso, cada una parece estar más presente que las otras, y pretende poseer más espacio en cuanto a influencia en la conciencia se refiere, llevando ala persona a actuar dentro de parámetros o no; y si entendemos lo amplio del concepto espacio, pronto nos veremos afrontados a metáforas como: ríos de tristeza, lagos de tranquilidad, tierras de los sueños, de la esperanza o desesperanza, de las razones o los instintos, etc. Entonces podemos llamar a lo que denomino “choque de mundos”, a los hechos y situaciones de la vida cotidiana (envidia,mentira, egoísmo, paz, amistad, honestidad, etc.) que son simplemente derivaciones de las acciones que ejercen los 2 sentimientos, llamados fuerzas activas y opuestas en el pensamiento de Empédocles, nombrados como amor y odio, que unen o separan respectivamente.
En segundo lugar, dije que Dios se podía transformar analizando el misterio de la Divina Trinidad: tres seres en una misma unidad, por nollamarlo cuerpo; Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. En realidad yo no los llamaría seres, pues el Ser “Dios” es esa misma unidad, utilizaría mejor los términos fuerzas o sustancias de un mismo compuesto o componente. Uno creador, otro salvador y otro mensajero. Hay que entender la doble naturaleza del Dios Hijo: una divina y una humana, que conservan sus características y se mantienencasi separadas. La historia radica en que el creador, triste por la humanidad a la cual ama, decide enviarle a su hijo único a perdonar sus pecados y ordena al mensajero servir de “puente” para la transformación de la naturaleza de su hijo de divina a humana y viceversa. El hijo sometido a las órdenes de su padre, acepta alegre su misión manteniendo su naturaleza divina cada vez que sintiera dolor.Después de la muerte de Jesucristo, incluso en los apóstoles no había más de dos que fueran jóvenes, aquellos que los perseguían alcanzaban los 30 años, oprimidos por la Iglesia Católica que controlaba, por su influencia en las decisiones políticas, los movimientos militares y donde la totalidad de sus máximos representantes eran ancianos. Pero claro, después de que se persiguió, debilitó ycasi extinguió a los católicos y a los judíos (no muy aceptados en la historia); los mismos católicos, por intereses meramente político-económicos, reclutaron a cientos de jóvenes de las clases bajas obligándolos a acompañar a los nobles caballeros en las Cruzadas, derramando millones de litros de sangre inocentes en nombre de Dios. En las “conquistas” españolas sin bastarles el hurto de poblacionesy tierras tan ricas, como lo son las de Centro y Suramérica, también disfrutaron cometiendo genocidios y esclavitud sexual, y trayendo esclavos negros para lo mismo; nos dejaron a mestizos, zambos y mulatos como híbridos entre depredadores que han ido guardando las grandes garras del racismo.
Como no hablar de la Guerra de los Cien Años, que se alargo un poquito, donde, como en toda guerra,...
tracking img