Hermanos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2645 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Aquellos ojos resplandecían en las delgadas capas de hielo como una disolución de piedras preciosas y la luz de la luna descomponía la débil silueta de su rostro. Sus rosadas yemas hacían contacto con la fría membrana, acariciándola angustiada al sentir los recuerdos desfilar por su turbada mente.

El penetrante frío envolvía con sutileza el silencio sepulcral de aquel memorial recinto,ocasionando sensaciones abrumadoras. Aduló al bosque como a un amado y lo abrazó como a un querido, fue admiradora de la magnificencia de sus desnudos que contempló con exclusividad y que guardó con recelo, se perdió en la contemplación de su más grande brillo y aún así no lo entendía.

Sus almendradas orbes brillaban con desesperación ante el escenario de luces de los cristales y ante la danza decopos de nieve. En lo más profundo de su humanidad deseaba con afán unirse a la celebración, olvidarse de las banalidades y de las penas, ser un copo más y poseer una existencia efímera pero conforme.

Entre risas y juegos terminaron en el medio del lago congelado. Ambas habían quedado agotadas y la menor sucumbió al cansancio entregándose a los brazos del sueño, acurrucada junto a su hermana queseguía acariciando su roja cabellera en una acción por inercia. Volvióse en sí y girando la cabeza para observarla, sonrío. Jamás recuperaría todos los años perdidos.

Besó su frente y se entregó de nuevo a la inmesidad del bosque, a sus sombras infinitas que se proyectaban como filas imponentes a su alrededor. Nunca entendería la magia de esa aldea o la magia de los seres que la rodeaban.Quizá una soñadora empedernida que no podía abandonar las ilusiones y los sentimientos, nunca sucedería así, equivocado el que cree lo contrario.

Una luz, dos luces, tres. Débiles resplandores siseaban cerca de las gemelas. Alzó la diestra con la ilusión de que alguna se posara en sus largos dedos. Luciérnagas que pronto desaparecieron. Suspiró. Extendió las entumidas piernas expectante a quealgo diferente sucediera por ahí, quizá nada. Sólo cinco personas conocían el sitio y nadie más podía tener acceso a el, el mismo era una promesa para los hermanos.

La gélida ventisca la seguía por doquier, y amaba eso. Su cuerpo captaba y disfrutaba hasta en el más mínimo detalle del frío abrazo del bosque de cristal. Todo parecía haber cambiando pero él no; aquel escondite de los hermanospermanecía intacto, tal y como ellos lo habían abandonado tiempo atrás. Se sentía en casa, se sentía bien. El bosque le pertenecía y ella le pertenecía el bosque.

La diminuta existencia de las gemelas permanecía bajo la mirada vigilante del cristal. A pesar de ser un par de adolescentes, las travesuras no faltaban. Y estaba bien, nadie las observaba. Solo eran ellas y su amante albino y silenteque no perdía oportunidad de acariciarlas con la fría pero cálida brisa nocturna.

Dormía y soñaba, acurrucada junto a su igual. Inconsciente, se dejo envolver por el sueño durante algunos minutos, aunque no tardó en volver. Aquel suave beso en la frente la trajo nuevamente a la realidad; simplemente sus párpados se abrieron muy lentamente, dejando notar sus amieladas cuencas que hicieron unrecorrido rápido hasta donde pudieron alcanzar. No era un sueño, era real. Por unos escasos instantes su mente le jugó una mala pasada, haciéndole ver aquel hermoso escenario como un simple e inalcanzable sueño; pero no, era real, era su realidad.

Un blanco y congelado suspiro surgió de entre sus delicados labios anunciando que despertó. Permaneció inmóvil en la misma posición, pensativa mientrassus pupilas, seguían fieles la elegante danza de los copos de nieve. Su diestra se elevó suavemente, y la yema de sus dedos alcanzaban a rozarse con la descendiente nieve; a la vez que su mente evocaba recuerdos de su pasado, especialmente los inolvidables y dichosos momentos junto a sus hermanos, lo cuál la llevo a cuestionar… – ¿Crees que algún día volverán? –
Pasado tormentoso y difícil de...
tracking img