Huhuh

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 256 (63947 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
VIAJE ALUCINANTE

Isaac Asimov

Isaac Asimov
Título original: Fantastic Voyage Traducción: J.Ferrer Aleu © 1966 by Isaac Asimov © 1988 Plaza & Janés editores Travessera de grácia 47, Barcelona Enviado por Carmen Tenorio R6 04/02

A Mark y Marcia, que me «obligaron» a escribir este libro.

CAPITULO I: AVION Era un viejo avión, un cuatrimotor a reacción de plasma, que había sidoretirado del servicio activo, y seguía una ruta que ni era económica ni particularmente segura. El aparato pasaba entre bancos de nubes, en un viaje de doce horas, cuando un avióncohete supersónico hubiera podido hacerlo en cinco. Y todavía le faltaba más de una hora de viaje. El agente a bordo del avión sabía que su cometido en la tarea no terminaría hasta que el aparato aterrizase, y que la última horasería la más larga. Dirigió una mirada al otro y único ocupante de la amplia cabina de pasajeros, el cual dormitaba en aquellos instantes, con la barbilla hundida en el pecho. Este pasajero no tenía una apariencia que llamase la atención, pero, en aquel momento, era el hombre más importante del mundo. El general Alan Carter levantó la cabeza, malhumorado, al entrar el coronel. Carter tenía losojos hinchados y caídas las comisuras de los labios. Trató de devolver su forma primitiva al sujetapapeles que estaba retorciendo, y éste se escapó de entre sus dedos. - Por poco me da - dijo el coronel Donald Reid, tranquilamente. Tenía el cabello rubio y liso, peinado hacia atrás; en cambio, su breve bigote era gris y erizado. Llevaba el uniforme con la misma e indefinible falta de naturalidad quesu interlocutor. Ambos eran especialistas, reclutados para un trabajo de superespecialización, y se les había dado graduación militar por razones de conveniencia y casi de necesidad, dadas las aplicaciones de sus conocimientos científicos. Ambos llevaban la insignia FDMC, con cada letra en el centro de un pequeño hexágono, dos arriba y tres abajo. En el hexágono del centro de la hilera de treshabía un símbolo para clasificar mejor a quien lo llevaba. En el caso de Reid, era un caduceo, revelador de su profesión de médico. - Adivine lo que estoy haciendo - dijo el general. - Rompiendo sujetapapeles. - Cierto. Y, además, contando las horas. ¡Como un estúpido! - Su voz se hizo más aguda, aunque siguió controlándola -. Heme aquí sentado, húmedas las manos, pegado el cabello, latiéndome confuerza el corazón, y contando las horas. Aunque ahora cuento ya por minutos. Setenta y dos minutos, Don. Setenta y dos minutos para que aterricen en el aeropuerto. - Bien. En tal caso, ¿por qué está nervioso? ¿Ocurre algo malo? - No. Nada. Fue recogido felizmente. Lo arrancaron literalmente de las manos de Ellos, sin que, al parecer, recibiese un solo rasguño. Llegó sin novedad al avión, un aviónviejo... - Sí. Lo sé. Carter movió la cabeza. No le interesaba contarle cosas nuevas al otro; le interesaba solamente hablar. Pensamos que Ellos pensarían que Nosotros pensaríamos que el tiempo tenía la mayor importancia, y que por ello le meteríamos en un «X-52» y lo proyectaríamos al espacio. Pero Nosotros pensamos que Ellos pensarían esto y alertarían al máximo su red de anticohetes... -Paranoia - dijo Reid -; así lo llamamos en nuestra profesión. Me refiero a que alguien pueda creer que Ellos harían esto. Se expondrían a una guerra y a la aniquilación total. - Tal vez se expondrían a ello, para impedir lo que está ocurriendo. Poco me falta para creer que nosotros nos arriesgaríamos, si nos hallásemos en su situación. Por consiguiente, elegimos un avión comercial, un cuatrimotor areacción. Me pregunté si lograría despegar. ¡Es tan viejo...! - ¿Y lo hizo? - Si hizo, ¿qué? Por un instante, el general había perdido el hilo de sus ideas.

- Si despegó. - ¡Oh, sí! Y viene sin novedad. Recibo la información de Grant. - ¿Quién es Grant? - El agente encargado. Le conozco bien. Con el asunto en sus manos, me siento todo lo seguro que puedo sentirme, lo cual no es mucho. Grant llevó...
tracking img