Ingeniria

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2045 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 25 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Sin saber si quiera tu nombre, me he enamorado de ti

Era invierno y casi nos acercábamos al verano, era uno de esos años en los que el frío es tan intenso que ni siquiera quieres salir de la cama, lo recuerdo muy bien.
Caminaba sobre la Avenida principal de la ciudad, llevaba una chamarra enorme que, cualquiera que estuviera a 500 metros, me vería. Recuerdo muchas cosas, pero sobre todo,recuerdo el frío que tocaba intensamente mi nariz y que esta, al mismo tiempo, se ponía más y más roja.
Decidí entrar a la cafetería donde años antes trabajaba, fue bonito recordar aquellos tiempos, cuando era casi una niña, tenía 20, pero realmente me veía de 17. El olor que percibes al entrar es asombroso, el mejor café de la cuidad lo encuentras en Café café.
Cada día me acercaba a una mesa, unjoven muy apuesto pedía siempre lo mismo “Un café con canela y tres de azúcar, por favor”. Las 8:50 siempre era mi hora esperada; me asomaba hacia la entrada a cada minuto para ver si ya había llegado, aunque sabía que jamás llegaba un minuto tarde ni temprano, siempre me daba una manita de gato y en seguida salía a escuchar lo que día con día me decía, creo que esa es la única relación quetuvimos durante mucho tiempo, él me daba su orden y yo le llevaba su café.
¡Hay! Pero era ¡Tan! Apuesto.
Ojos cafés, cabello claro y cejas pobladas, una sonrisa que cautiva tu mirada.

Me quedé un momento parada en la entrada, contemplando aquél lugar en el que pasé casi un año de mi vida. Todo era ya muy diferente, era mejor. Voltee para ver si el joven aún iba a tomar su café, pues eran las 9 dela mañana, pero no lo encontré.
De pronto Julieta, (una de las que trabajaba conmigo) estaba ahí, me vio y gritó de la emoción, siempre fuimos buenas amigas y ella me ayudaba cuando se me juntaba mucho trabajo, así que nos tomamos mucho aprecio.
-¡Mariana! ¡Qué gusto verte por aquí! ¡Ya nos tenías muy abandonados!
Aunque seguía buscando al joven conforme me adentraba al lugar, no pudecontenerme y abrazar a Julieta, ella es realmente una hermosa persona. El joven no estaba y me preguntaba porqué yo estaba buscándolo, y me sentí tan ridícula pues, aunque él estuviera ahí jamás se acordaría de mi. Seguía abrazando a Julieta y otros dos compañeros se acercaron a saludarme y a preguntarme cómo me había ido en la vida.
Habían pasado años desde que trabajaba ahí y aún estaba emocionada deencontrar a aquél joven. Una sensación muy extraña, pero algo que… si, me gustaba y con todas mis fuerzas esperaba encontrarlo sentado en la cuarta mesa del lado derecho a las 9 de la mañana, con un café con canela y dos cucharadas de azúcar. Sin embargo, él no aparecía y era el tiempo de mi partida.
Me despedí de todos mis amigos quienes, con risas y empujones ligeros me preguntaban su aúnbuscaba al chico apuesto que siempre atendía por las mañanas, no pude evitarlo y me sonrojé a tal manera que sentí mi rostro caliente, caliente.
Era el momento de regresar al frío de afuera, mi nariz se había calentado así que prontamente sentí cómo el viento volvió a tocarla.
Caminaba de nuevo por la avenida y miraba hacia atrás, quería cerciorarme de que aquél joven no llegara al café detrás demi, voltee una y otra y otra vez y… aquella última vez fue increíble para mi, ahí estaba, él, el joven apuesto de ojos cafés, cabello claro y cejas pobladas, era él, estaba segura, más que eso.
No sabía qué hacer, podía regresar al café e inventar que había olvidado algo, mis amigos sabrían que él era la razón, pero él no. No pasaron más de 3 segundos y di la vuelta de regreso, no sabía si hacíalo correcto o no, pero lo estaba haciendo, mi corazón comenzó a palpitar aún más que cuando iba a tomar su orden, pensaba mil y un cosas, hacía frío y mi cabello estaba hecho un desastre, esponjado como nunca así que, mientras caminaba hacia el café, me veía en los vidrios de las demás tiendas, traté de acomodarlo pero no pude lograr lo que quería, así que sólo le di un poco de brillo a mis...
tracking img