Isaac asimov lucy starr

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 171 (42597 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
ITítulo Original: Lucky Starr and the Rings of Saturn 1ª Edición: Octubre 1995. 1958 Isaac Asimov http://espanol.groups.yahoo.com/group/librosdigitalesgratis

1 LOS INVASORES El Sol era un esplendoroso diamante en el cielo, bastante grande, ta n solo, para que a simple vista pareciera algo mas que una estrella; como un globo al rojo blanco del tamaño de un guisante pequeño. Allá fuera, en lainmensidad del espacio, cerca del segundo planeta, en dimensiones, del Sistema Solar, el Sol brillaba con solo una centésima parte de la luz, que daba en el planeta de los viajeros. No obstante, seguía siendo el objeto más luminoso del cielo, tan brillante como cuatro millares de lunas. Lucky Starr miraba pensativamente la pantalla visora que centraba la ima gen del lejano Sol. John Bigman Jones,cuyo físico formaba un extraño contraste con la figura alta y gallarda de Lucky, contemplaba a este pensativamente. Cuando John Bigman se ponía bien tieso y erguido en toda su estatura, media algo menos de metro sesenta. Pero el hombrecillo no se media a sí mismo en centímetros y por esto permitía que le llamasen por su primer apellido solamente: Bigman. Bigman dijo: —Ya sabes, Lucky, esta acerca de mil quinientos millones de kilómetros de distancia. Me refiero al Sol. Nunca estuve tan lejos de él. El tercer ocupante de la cabina, el consejero Ben Wessilewsky, volvió la cabeza desde su puesto de control y sonrió. Era otro hombre fornido, aunque no tan alto como Lucky, y su mata de cabello dorado coronaba un rostro ate zado por el espacio a fuerza de servir en el Consejo de Ciencias.—¿Que pasa, Bigman? —le pregunto—. ¿Asustado aquí, en estas lejanías? —¡Arenas de Marte, Wess! —grazno Bigman—. ¡Quita las manos de los mandos, primero, y luego repite eso! Había sorteado a Lucky y se dirigía hacia el consejero; pero las manos de Lucky descendieron sobre sus hombros y le levantaron en vilo. Las piernas de Bigman seguían pedaleando como llevándole hacia Wess a paso de carga; pero Luckyvolvió a dejar a su amigo marciano en el mismo punto donde estaba antes. —Quédate quieto, Bigman. —Pero, Lucky, tu le has oído. Ese amigo larguirucho se figura que los hombres se pagan a tanto el kilo. Si ese Wess mide metro ochenta y tres, ello solo significa que le sobran treinta centímetros de materia fofa... —Esta bien, Bigman —aseguro Lucky—. Y Wess, guardemos el humorismo para lossirianos. Hablaba con voz tranquila tanto al uno como al otro; pero no se podía poner en duda su autoridad. —¿ Dónde esta Marte? —Mirado desde nuestra posición, al otro lado del Sol. —¡No te decía yo! —exclamo el hombrecito, disgustado. Luego dijo, animándose—: Pero, espera, Lucky. Nosotros estamos ahora a ciento sesenta millones de kilometres bajo el piano de la eclíptica. Tendríamos que ver Martedebajo del Sol así, como si miráramos por detrás. —Humm, humm, si, deberíamos. En realidad Marte esta apenas a un grado de distancia del Sol; o sea, bastante cerca para que quede oscurecido por su resplandor. En cambio, me parece que se puede divisar la Tierra. Bigman pe rmitió que cruzase por su cara una altanera oleada de disgusto. —¿Quién, por todos los espacios, quiere ver la Tierra? Allá no haynada sino gente; y la mayoría, gusanos del suelo que no han estado nunca a ciento cincuenta kilómetros mas arriba de la superficie. No la miraría ni aunque en todo el espacio no hubiese otra cosa que mirar. Deja que Wess la contemple. El no tiene prisa. —Y se aparto malhumorado de la pantalla visora. Wess exclamo:

—¡Eh, Lucky! ;¿Que te parece si enfocáramos Saturno y le echásemos un buenvistazo desde este ángulo? Vamos, hace rato que me estoy prometiendo un festín. —No sé si la vista de Saturno, por estas fechas —replico Lucky—, es exactamente lo que se puede llamar un festín. Lo comento en tono ligero, pero por un momento descendió un silencio angustiado en el cerrado departamento del piloto de la Shooting Starr (Estrella fugaz). Los tres notaron el cambio de atmósfera. Saturno...
tracking img