Jsdfiodhgfdjn

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (479 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
José Eduardo Hernández, nació en la Uvita, norte de Boyacá, el séptimo de diez hermanos, tres hombres y siete mujeres. De una familia medianamente acomodada, dedicada al comercio, la ganadería y laagricultura. Huérfano de padre a los 11 años de edad, pero su madre, Rosa Tulia Hernández se convirtió en su gran apoyo.
La vida, lo llevo al seminario de Chita, en Boyacá, pero su falta de vocaciónpara renunciar a las tentaciones de la carne, su mente industrial, el gusto por la técnica, el desarrollo, la ingeniería, la ciencia y el futuro determinaron su salida e ingreso al colegioIndustrial Rafael Reyes, en Duitama, pero termino el bachillerato en Boavita, Boyacá.

En 1976, José Eduardo se radica en Bogotá con la intención de estudiar, compra el taxi de su hermano Pedro Gabriel, queestaba pagando a cuotas, para ir a clases y pasear. Luego, con su espíritu empresarial convence a los hermanos de gastar sus ahorros e invertirlos en la creación de una empresa de cortinas paraautos, que finalmente duro de 1980 a 1982, fue un total fracaso, se gano la fama entre la familia de mal empresario (razón por la que solo su madre lo apoyaba) y lo peor quedo en quiebra.
En consecuenciade la mala situación, se vio en la obligación de prestar el servicio de taxista, afiliado al aeropuerto el Dorado; un día de trabajo, leyó un en el periódico un clasificado donde el Ministerio deObras Públicas y Transporte, ofrecía licitaciones para trabajar en el aeropuerto; las intenciones eran reglamentar debidamente el servicio de taxi, que estuvieran vigilados por una empresa, con autos conmáximo 5 años de uso, con radioteléfonos y otras condiciones. José se vería afectado, pues su taxi pasaba el límite de uso, es así, que se involucro tanto en este tema, que busco la conformación deuna empresa de taxistas afectados, para defenderse; pero por ser joven nadie lo apoyo.

José Eduardo veía siempre al futuro inmediato y al futuro lejano, y sabia que tarde o temprano las exigencias...
tracking img