Karenvianney

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3113 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA TEORIA DEL CAOS Y EL CONCEPTO DE RIZOMA COMO MODELOS POSIBLES PARA PENSAR LA INTERDISCIPLINARIEDAD
Esther Díaz

¿Cómo no hablar de universidad, si se quiere hablar de interdisciplina? La institución Universitas surge en el siglo XII como máxima instancia concentradora, productora y distribuidora de conocimiento. Pero surge unitaria, sin facultades, escuelas o departamentos en los que seacunaran diferentes disciplinas. La universidad de Motpellier se especializaba en medicina, Bologna en derecho, París en derecho civil y así sucesivamente. Sin embargo, a poco de andar surgieron las facultades y con ellas la velada esperanza de lo que hoy denominamos “interdisciplina”. No obstante, el principio corporativo del que surgió la universidad -en esa especie de Renacimiento medieval queaconteció en el siglo de las catedrales- se impuso a cualquier posible intercambio entre saberes disímiles y persiste en varios ámbitos a pesar de los nueve siglos transcurridos. Todo haría creer que se daban las condiciones para instaurar la interdisciplina, porque entre las diferentes facultades había una estructura política común a cada universidad, así como una infraestructura edilicia, normativay jurídica (internas). No obstante, se podría decir que el principio corporativista siguió circulando por todas las facultades de una misma universidad. Porque esa circulación es solo formal o estructural y de ninguna manera interactiva a nivel cognoscente. Al contrario, cada facultad tiende a replegarse sobre sí misma formando los peculiares compartimentos estancos que aún hoy las caracteriza, apesar de que dependen de una unidad central. Pues la universidad propiamente dicha está regida por autoridades comunes y dispositivos legales que atraviesan sus dependencias. Pero en el interior de cada facultad existe una tendencia a desarrollar cinturones protectores que las inmunice de la irrupción de otras unidades académicas. En filosofía hay un valioso escrito que, en el siglo XVIII, abordaproblemáticas acerca de la pertinencia de que los contenidos de determinada facultad sean también abordados por otra facultad de la misma universidad. La contienda entre las facultades de Filosofía y de 1 Teología, de Immanuel Kant, no sólo trata sobre la incumbencia de una disciplina para ocuparse de otra, sino también de la autonomía que deberían gozar las instancias académicas, respecto delpoder que rige a la sociedad civil. A Kant los censores gubernamentales le reprochaban que, desde la filosofía, se permitiera incursionar en cuestiones teológicas. Según los fisgones de turno cada facultad debía moverse en los absolutos límites de su propio saber. La facultad de Teología era exclusividad de los teólogos y, eventualmente, de controles provenientes del poder civil. El filósofo seplanta frente a la censura defendiendo la autonomía universitaria y la posibilidad de atravesar ámbitos mediante el pensamiento racional. Considera que la filosofía puede y debe hablar sobre teología, derecho y medicina. Pero –preciso es reconocerlo- su postura es unidireccional, porque propone el avance filosófico sobre otros saberes, pero no la inversa. De todos modos, la argumentación kantianapuede actualmente ser utilizada reciclándola y afirmando que no sólo una disciplina eminentemente teórica, como la filosofía, puede aportar a otros ámbitos cognoscentes, sino también esos ámbitos avanzar sobre aspectos filosóficos nutriéndose mutuamente. La no reciprocidad entre disciplinas proviene, en Kant, de su alta valoración del pensamiento racional como patrimonio privilegiado de la filosofía;ya que la postula como autoridad para interactuar con otros saberes. Y si bien no les otorga a ellos pertinencia sobre el pensar filosófico, produce un alegato a favor de la autonomía de los mismos respecto del poder estatal y de cualquier tipo de censura.

1

Kant, Immanuel, La contienda de las facultades de Filosofía y Teología, Madrid, Debate, 1992.

1

Nos apartamos ahora de este...
tracking img