La armadura de dios en el contexto de efesios

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1595 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Generales

Introducción
Hemos estado aprendiendo que el enemigo cuenta con estrategias de ataque para hacernos caer, en el huerto del Edén engañó a la mujer usando los tres principales elementos del mundo, la pasión de la carne, la pasión de los ojos y la arrogancia de la vida (1 Juan 2:15). Hoy continuaremos con tercer punto, "la arrogancia de la vida", como ya hemos dicho, estas pasionescombaten contra nuestra alma, y pueden hacernos caer, es por eso necesario identificar como el enemigo trata de despertar en nosotros estas malas actitudes, y poder vencerlas para no perder la bendición que Dios tiene para nosotros.

No poner a Dios en nuestros planes
Santiago 4:13 Oíd ahora, los que decís: Hoy o mañana iremos a tal o cual ciudad y pasaremos allá un año, haremos negocio ytendremos ganancia. 14 Sin embargo, no sabéis cómo será vuestra vida mañana. Sólo sois un vapor que aparece por un poco de tiempo y luego se desvanece. 15 Más bien, debierais decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello. 16 Pero ahora os jactáis en vuestra arrogancia; toda jactancia semejante es mala.

Amado hermano, una de las estrategias del enemigo es hacernos ignorar a Dios a lahora de realizar nuestros planes, el libro de santiago nos dice que si tenemos vida es porque Dios quiere, y él es quien decide si mañana vamos a vivir o no, cuando olvidamos esto mostramos una actitud arrogante que desagrada a Dios, quiero enfatizar este punto, si a la hora de salir de viaje, si a la hora de realizar un negocio, si a la hora de tomar decisiones importantes en nuestra vida no loconsultamos con Dios entonces estamos siendo arrogantes (Salmo 86:14), eso es lo que el enemigo quiere, nota, el enemigo no quiere detenerte, el lo que quiere es desviarte, que tomes decisiones sin la guía de Dios, que hagas cosas sin la confirmación divina, porque haciéndolo así estaremos lejos de la bendición, la escritura nos exhorta claramente a poner a Dios en nuestra vida y en cada decisión quetomemos:

Proverbios 3:5 Confía en el SEÑOR con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento. 6 Reconócele en todos tus caminos, y Él enderezará tus sendas. 7 No seas sabio a tus propios ojos, teme al SEÑOR y apártate del mal.

1/5

Generales

Hermano no seamos sabios en nuestra propia opinión, vayamos siempre en oración delante de Dios y pidamos su consejo, muchas veceseste consejo lo podemos pedir a nuestro pastor quien esta habilitado por Dios para guiarnos con un consejo a la luz de la palabra, tener esta actitud es ser humildes pues reconocemos nuestra dependencia de Dios y esto le agrada a él, lo contrario es ser arrogante y en vez de recibir lo bueno finalmente terminaremos mal, y no porque Dios nos castigue, sino porque vamos a equivocarnos en nuestrasdecisiones sino somos guiados por Dios, cuantas personas le echan la culpa a Dios cuando son ellas las que por ignorarlo tomaron malas decisiones que les llevaron a la ruina y la destrucción (Romanos 1:28), pero nosotros como hijos de Dios (Romanos 8:14) tenemos al Espíritu Santo para que nos guíe (Juan 16:13), y que en todas las decisiones que hagamos podamos hacer la voluntad de Dios y poder asíalcanzar toda la bendición que tiene para nosotros, veamos otra actitud que muestra la arrogancia de la vida.

Murmuradores y Aduladores
Judas 1:16 Éstos son murmuradores, quejumbrosos, que andan tras sus propias pasiones; hablan con arrogancia, adulando a la gente para obtener beneficio.

Mucho pueblo de Dios no le da la importancia al asunto de la murmuración y es algo terrible delante de losojos de Dios, ¿Qué es murmurar? ¡Es hablar mal de alguien!, muchas veces se manifiesta en forma de quejas, nos quejamos de la forma en que nos tratan pues a nuestros ojos consideramos que deberían tratarnos mejor, nos quejamos de la poca ayuda que nos brindan según nosotros, nos quejamos de lo mal que nos tratan en la Iglesia, trabajo o casa, en fin, sin saberlo caemos en las trampas del enemigo...
tracking img