La experiencia de un hermano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2959 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
“La experiencia de un hermano”

Por Gerardo Herrera Gutiérrez, Presidente de Autismo Ávila



Segovia, sábado 25 de Octubre de 2003


Buenos días! Soy Gerardo Herrera Gutiérrez y soy hermano de una persona con autismo. Para empezar, déjenme que les cuente un pequeño cuento, ‘el cuento de Juanito’:







Juanito es un chico de un pueblecito pequeño de los de hoyen día, tiene autismo y dificultades de aprendizaje. Siempre ha sido conocido en su pueblo por sus peculiares gestos y respuestas.




Los vecinos de su pueblo muchas veces le preguntan: “Juanito, ¿de qué color es tu camiseta?”, y enseguida responde emocionado señalando a su prenda: “¡¡Roja!!, es Roja”. Ante su respuesta –y no sin cierta burla– todos repiten “Roja!!!, Roja!!!”,porque da igual cuál sea el color de su ropa que siempre responde insistiendo “¡¡Roja!!, es Roja”.




Otras veces le preguntan “Juanito, ¿Qué has comido hoy?”. Y también da igual lo que haya comido, pues siempre responde “¡¡Macarrones!!” y todos siguen repitiendo: “¡¡Macarrones!!, ¡¡Macarrones!!”, unos con mucha simpatía y otros con no tanta. Juanito sabe que cuando quierellamar la atención solo tiene que decir “Roja” o “Macarrones” y enseguida todo el mundo comienza a reírse repitiendo lo que ha dicho, aunque él no entiende porqué.




Si alguna vez alguien se le acerca mucho, rápidamente comienza a aletear excitado las palmas de sus manos, aplaudiendo y gritando dos veces “¡uh!,¡uh!”, realmente excitado. Los vecinos y sobretodo los niños, que noconocen a ninguna otra persona con autismo o con dificultades de aprendizaje, no saben que esos movimientos repetitivos son propios de estas personas, y no dudan en imitarle para divertirse.




A Juanito y a sus padres les encanta viajar. Una vez, hace no muchos años, se fueron a África con una excursión en un pequeño avión. Aunque les gusta viajar, sus padres siempre han tenidomucho miedo a volar. No ocurre lo mismo con Juanito, que cuando vuela siempre lleva una sonrisa tremenda, mientras mira a través de las ventanillas del avión. Disfruta mucho con la sensación que le produce el hecho de que la imagen que tiene ante sus ojos cambie muy rápidamente.




Aquel día, cuando se encontraban volando ya cerca de su destino en África, de repente el pilotose dirigió alarmado a todos los tripulantes gritando “¡¡Alerta, Alerta, los motores se han estropeado!!.... ¡¡El avión va a estrellarse!! ..... ¡¡Cojan los paracaídas automáticos y salten por la puerta de atrás!!” ... Repito ¡¡los paracaídas son automáticos, no tienen que tirar de ninguna cuerda, éstos se abrirán solos en el momento oportuno!!”.




Todo el mundo corría ygritaba de pánico, salvo Juanito, que casi nunca entiende lo que la gente dice y que –además, no suele contagiarse de las emociones de los otros. Sus padres enseguida le pusieron el paracaídas y lo acompañaron a saltar. Todos saltaron y el avión quedó vacío y a la deriva hasta que finalmente se estrelló.




Ya en el aire todo el mundo iba muy asustado, temblando y con el cuerpo muyencogido, preocupándose por si se abrirían los paracaídas y preguntándose dónde caerían. Todos menos Juanito, que no comprendía el peligro y seguía disfrutando del paisaje sin temblar ni encogerse, con gran cara de satisfacción. La postura de su cuerpo era tan distinta de la de los demás, que el roce con el aire hizo que se alejase más y más del resto del grupo. Los padres de Juanito y el restode la excursión fueron todos a parar cerca de un descampado, mientras que Juanito voló hacia la Selva, cayendo por casualidad en el centro de una tribu, con su paracaídas bien abierto. Juanito se disponía a empezar una de las aventuras más emocionantes de su vida.




Los miembros de la tribu, al verlo, enseguida creyeron que se trataba de un Dios. Cogieron su paracaídas y lo...
tracking img