La leyenda de flaco bala

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (856 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA LEYENDA DEL “FLACO BALA”
Por: Eráclides Amaya Sáenz
En estos tiempos en que el mundo ha pasado a ser una aldea tecnificada por las comunicaciones satelitales e interconectada por las redessociales, cuesta dar crédito al suceso que voy a referir. No obstante, motivado por la seriedad y vehemencia con que me fue narrado, he decidido servirles de interlocutor.
“En mi reciente periplo porlas islas que componen el Archipiélago de Bocas del Toro, logré conversar, entre humo de cigarros y tragos de café, con unos cuantos jugadores del Equipo de Béisbol Mayor de esa Provincia y, al igualque sé que ocurrirá con ustedes, me quedé mudo y perplejo por el asombro al escuchar las aseveraciones que me hacían aquellos tres deportistas, (cuyos nombres omito a ruego suyo y haciendo honor alpacto de confidencialidad que hice, a mano chocada, con ellos).
Sucedió que, en aquel séptimo y último partido disputado en el Estadio Nacional Rod Carew de la Ciudad de Panamá, entre las novenas deBocas del Toro y Los Santos, en el noveno episodio, cuando las bases se hallaban repletas de bocatoreños; algo insólito los dejó impávidos por el asombro, el miedo y la sorpresa.
El césped lucíahermoso, cual alfombra impermeable de color verduzco oscuro. Al tiempo que el murmullo de una heladora brisa invadía la caseta del equipo de Los Santos, que estaba en el terreno de juego; una sensaciónsimilar se apoderó del bateador en turno, del receptor santeño y del árbitro del partido. Era un frío raro que penetraba hasta los huesos, de esos fríos que erizan todos y cada uno de los vellos delcuerpo y que le anuncian al ser humano que algo sobrenatural está ocurriendo. Cuando están por suceder esas cosas que los humanos no somos capaces de ver, pero que, según dicen los viejos, si ven losperros; por estar dotados de facultades paranormales sobre las que no viene al caso ponerse a discurrir ahora.
Y es que, al tiempo que el bateador sintió aquel frío penetrante que le llegaba a los...
tracking img