La moral cristiana como seguimiento de jesús

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 47 (11505 palabras)
  • Descarga(s): 0
  • Publicado: 24 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA MORAL CRISTIANA COMO SEGUIMIENTO DE JESÚS

1. Estructura básica de la vida cristiana: llamada y respuesta
2. Jesús de Nazaret: oferta definitiva del Padre y respuesta humana por excelencia
3. La relación con Jesús se expresa en su seguimiento
4. Seguimiento de Jesús como dinamismo fundamental de la vida cristiana
5. Seguimiento de Jesús como lugar de encuentro de la moral y de laespiritualidad
6. Seguimiento: adhesión a la persona de Jesús y compromiso con su proyecto del Reino Dios
Conclusión

Este trabajo pretende insertar la moral cristiana al interior de todo el dinamismo (llamada-respuesta) de la vida cristiana que se expresa de manera excelente y sobre todo “normativa” en la categoría evangélica de seguimiento de Jesús.

1. Estructura básica de la vida cristiana:llamada y respuesta

La vida cristiana solamente es posible entenderla a partir del proceso revelatorio de Dios, por el cual, él aparece como quien siempre, desde siempre y por siempre toma la iniciativa de revelarse al ser humano, y éste le responde en libertad. En tal sentido, el creyente es quien responde libre y conscientemente a la iniciativa gratuita y amorosa de Dios. Su respuesta no escausa sino consecuencia de la revelación soberana de Dios.

En esta estructura fundamental de la vida cristiana, de llamado gratuito y respuesta libre, es en el que se inserta la dimensión moral cristiana, y desde donde es posible comprenderla, como la forma de vida que adopta el creyente, acogiendo la presencia amorosa de Dios y actuando modelado e inspirado por el mismo obrar de Dios. Se trata deuna perspectiva relacional, que da cuenta de la fe y por consiguiente, de la moral, como un dinamismo de encuentro interpersonal, que si bien incorpora el elemento normativo, éste no es el único, ni el que propiamente la define, y que a su vez requiere ser ubicado en su justo lugar, desde la perspectiva relacional e interpersonal a la que hemos aludido.

Lastimosamente nuestra formación humanadesde el hogar ha estado condicionada por la recompensa: premio y castigo, y esto ha influido en la manera de asumir la vida cristiana, y de vivir la relación con Dios como un esfuerzo humano permanente por conseguir méritos ante él. Esto ha hecho entonces que se coloque el acento en el cumplimiento estricto y ordenado de una serie de normas y obligaciones, que si bien es importante y necesario,termina cosificando la relación con Dios, y sobre todo eliminando el sentido de la necesidad de su acción salvífica, pues ya fue obtenida fruto de una mecánica meritoria.

Todo esto requiere entonces una visión antropológica que logre colocar en su justo lugar, tanto el papel del ser humano como la acción de Dios, de tal modo que, sin menguar ni mermar la importancia de la acción humana (tarea),se reconozca el carácter primero de la intervención divina (don). Se trata de mantenerse con autenticidad en la línea de la Sagrada Escritura, y sobre todo en la perspectiva de Jesús de Nazaret, quien rompió los esquemas éticos y teológicos de la cultura religiosa del judaísmo, acercándose a los pecadores para ofrecerles su perdón y amistad sin ningún requisito previo, y mostrando el amor de Diosno como un premio a la virtud, sino como un regalo gratuito.

Pablo de Tarso, será el seguidor de Jesús, que habiendo pasado por la experiencia de la observancia legalista judía, insistirá con mayor radicalidad en la necesidad de vivir la fe, desde la acogida de la gracia divina, que es la única que justifica y salva. Sus cartas dan cuenta de esta comprensión de la fe, pero sobre todo, son eltestimonio, de que es el mismo Dios, quien busca la manera de entrar en relación íntima y estrecha con el ser humano, aun a pesar o por encima, de las mismas instituciones religiosas que pretenden reducir la relación con él a un mero cumplimiento de deberes. “Sabiendo que el hombre no queda justificado por las obras de la ley sino mediante la fe en Cristo y no por las obras de la ley, sino...
tracking img