La revolución copernicana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2144 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
-------------------------------------------------
LA REVOLUCION COPERNICANA. ANTECEDENTES Y CONSECUENCIAS.

“Debe tener un pensamiento libre quien desee entender”
RHETICUS, Georg Joachim. Narratio Prima.

“Y no es necesario que estas hipótesis sean verdaderas, ni siquiera que sean verosímiles...”
OSIANDER, Andreas. Prefacio a De Revolutionibus orbium coelestium

Una verdad controvertidaLa indignación de Nicolás Copérnico (1473 – 1543) fue mayúscula cuando, pocos días antes de morir, recibía las primeras copias de su obra De Revolutionibus, y podía leer el prefacio escrito por Osiander, su editor.

Andreas Osiander (1534 – 1604) era un influyente teólogo protestante, interesado por la obra de Copérnico y a quien conocía desde hacía tiempo. En su prólogo, marcado por el miedoa las reacciones que iba a provocar la publicación, presentó la obra como una hipótesis más, un simple trabajo de interés científico, que no tenía por qué ser la verdad; con ello, no hizo más que poner de manifiesto la controversia secular sobre las relaciones entre la ciencia, la filosofía y la teología.

Desde que Agustín de Hipona (354-430) comenzara a plantearse las difíciles relacionesentre la razón y la fe, éste fue un tema en permanente discusión, que alcanzó su apogeo al final de la Edad Media, cuando pensadores como Tomás de Aquino (1225–1274), Raimon Llull (1232-1315) o Guillermo de Ockham (1288–1347) defendieron posiciones contrapuestas de subordinación, complementariedad, o independencia de la filosofía y la teología.

A pesar de que la obra de Copérnico se realizó desdela propia Iglesia (él mismo era un religioso), y con el apoyo de personajes influyentes como Nicolás Schönberg, cardenal de Capua, el prefacio de Osiander pone de manifiesto el temor a las posibles consecuencias de una teoría que invalidaba el modelo cosmológico aceptado durante dieciocho siglos, a la vez que se enfrentaba abiertamente con la interpretación literal de las Escrituras, precisamenteen un momento complicado para la Iglesia, en plena reforma protestante.

La misma dedicatoria de Copérnico al Papa Pablo III, pidiéndole ayuda frente los problemas que iba a encontrar su obra, que postulaba el movimiento de la Tierra a la vez que le hacía perder su papel central en el universo, es el presagio de una revolución, bautizada como copernicana, absolutamente atípica en susconsecuencias, que fue mucho más allá de la obra del clérigo polaco, provocando una transformación de los valores de la sociedad occidental que vino a abrir las puertas al pensamiento científico moderno.

La doble misión de la cosmología. El universo de Aristóteles

Todas las civilizaciones desde la antigüedad se han preguntado acerca de la estructura del universo, asignando un doble papel a lacosmología: por una parte, el de explicar los fenómenos naturales cotidianos, y por otra, el de definir un marco, psicológicamente satisfactorio, en el que se desarrollan las actividades del hombre y de los dioses.

Las cosmologías de las grandes civilizaciones mesopotámica, egipcia, india, etc. postulan estructuras del universo acordes con el mundo que conocían, pero sólo la civilización occidental,descendiente de la helénica, ha buscado las respuestas a través de la observación sistemática de los cielos.

Desde el siglo VI a.C., en que Anaximandro (610-546 a.C.) estudió las características del sol, la luna y las estrellas, la estructura del universo ha sido descrita como un espacio infinito en el que pululan minúsculas partículas (Demócrito, 460-370 a.C.), o como una esfera con su centroen el altar de Zeus, alrededor del cual giran la Tierra, el sol y las estrellas, o incluso como una esfera estelar con el sol como centro, alrededor del cual la Tierra gira (Aristarco de Samos, 310-230 a.C.).

A pesar de que alguna de estas teorías se asemeja mucho a las ideas actuales, a partir del siglo IV a.C. se impone la de Aristóteles (384-322 a.C.), según la cual la Tierra es una...
tracking img