La senda de santidad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1304 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La senda de santidad
La santidad es un aspecto fundamental en el caminar cristiano, y es la clave para poder alcanzar el propósito que Dios ha establecido para nosotros. Dios ha llamado a Su pueblo con el propósito de que este sea santo delante de El (Ex.28:36). La palabra santidad viene del hebreo original, “qadosh” cuya raíz primaria viene de “cortar”, “apartar”, “separar”. Este término tienedos connotaciones. Por un lado transmite la idea de separación y exclusividad, y por el otro el hecho de que esa separación tiene como objetivo una vida dedicada y consagrada para el servicio a Dios. Para que exista una verdadera santidad estas dos vertientes tienen que estar unidas. No solo es suficiente apartarse del mundo, dándole la espalda a los deseos de la carne y al enemigo, sino que esnecesario que nos dediquemos a andar en espíritu, alma y cuerpo en el camino del Señor, adorándolo solo a El.
Una senda por definición, es un camino bastante estrecho, por lo que tipifica perfectamente como es el camino que lleva a la vida (Mt.7:13-14). Está escrito en Su palabra que sin santidad, nadie vera a Dios (He.12:14). Por este motivo la vida del cristiano debe de transitar a través de lasenda de santidad y así poder encontrarse en el centro de la voluntad de Dios (1Ts.4: 3).

La senda de santidad es un camino progresivo. Empieza desde el momento en que nacemos de nuevo y termina cuando partimos con el Señor. Este camino denota un cambio continuo en nuestra vida donde estamos constantemente buscando agradar a Dios, viviendo un estilo de vida completamente apartadopara El. El apóstol Pablo, llama a nuestra conciencia a que si hemos resucitado con Cristo, debemos buscar las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios (Col.3:1). Esta es la etapa inicial de nuestra santidad. Una vez resucitados, nuestra mente, nuestros gustos, deseos y anhelos tienen que ir cambiando. Una vez ya estamos caminando con Cristo, nuestros motivos deben irsepurificando, El debe ser nuestra motivación; ya debemos de dejar de centrarnos en nuestras necesidades y deseos y concentrarnos en cumplir Su propósito y voluntad.
Este proceso de la santidad, amerita de la disciplina divina, la cual viene en nuestro beneficio, con el propósito de que nosotros podamos participar de Su santidad (He.12:10). Dios nos disciplina para que podamos ejercitarnos en buscarde El constantemente, poniendo nuestra mirada en las cosas de arriba y no en las cosas de la tierra (Col.3:2). Es un trabajo de doble vía en el cual Dios hace su parte; sin embargo nos toca a nosotros el corresponderle, presentándole a El nuestros cuerpos como un sacrificio vivo, santo y agradable; de manera que podamos levantar manos santas, producto de tener un corazón puro, apartado del mundo yde los deseos carnales para servirle al Dios vivo con una conducta irreprensible.
Para poder vivir una vida apartada para Dios, tenemos que considerar como muertos los miembros de nuestro cuerpo terrenal (Col.3:5). En lo natural, los seres vivos se mueren, cuando se dejan de alimentar. El ser humano sino ingiere alimentos, su cuerpo pasa por un proceso de desnutrición y finalmente comoconsecuencia de esto, la persona muere. En lo espiritual es el mismo concepto, por lo que ocurre exactamente lo mismo. Cuando dejamos de alimentar las cosas del mundo en nuestra vida, estas poco a poco van muriendo; la carne se debilita y se fortalece el espíritu, y al final lo terrenal muere. Una vez nacemos de nuevo, el hombre lleva dentro de sí, dos naturalezas. Tiene la naturaleza del hombre viejo(Ef.4:22), que es la que tiene todo los vicios y comportamientos de inclinación hacia el mal heredados de la caída, y también tiene la nueva naturaleza que es heredada de Dios Padre. Para consagrarnos verdaderamente a Dios, tenemos que limpiarnos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios (2 Co.7:1) dejando de alimentar la carne, para que muera la...
tracking img