Ladsmdaspdsa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 28 (6879 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
María de las Nieves Rodríguez y Méndez de Lozada
unam ◆

La Celebración del Centenario de la Independencia de México en 1910 a través de algunos grabados de José Guadalupe Posada

El paso del Cometa Halley por el país supuso, en 1910, el tema perfecto para que el grabador mexicano José Guadalupe Posada desarrollara, a lo largo de tres grabados, una crítica a los festejos del Centenario delinicio de la Independencia de México organizado por el Gobierno del General Porfirio Díaz. En el presente

trabajo se analiza la doble dimensionalidad que adquiere este hecho histórico a través de la obra de Posada: por un lado la de ser crónica de un suceso histórico convirtiéndose en un documento de gran importancia teórica y, por el otro, la de ser una obra de arte cuyo contenido condiciona surelevancia social.

Palabras clave: José Guadalupe Posada, Cometa Halley, Centenario de la Independencia, Porfirio Díaz, Revolución Mexicana.

A Iván Lozada La imaginación y el establecimiento de un imaginario a través del Arte ha sido, sin duda, una de las herramientas fundamentales para alcanzar y conservar el poder político desde tiempos remotos. A través de los distintos medios plásticoslos Gobernantes (tal y como hicieron los Papas en Italia o los Reyes en algunos países europeos) han podido adueñarse de la Historia y de sus Héroes para legitimar su régimen y, por ende, su discurso.1 Es en este imaginario, pues, donde surge lo colectivo, la identidad nacional que es expresada y reconocida a través de lo simbólico. Estos símbolos colectivos –saturados de “imaginerías nacionalesfantasmales”–2 como son la bandera, el himno nacional, los desfiles multitudi1

Benedict Anderson, Comunidades imaginadas. Reflexiones sobre el origen y la difusión del nacionalismo, México, Fondo de Cultura Económica, 1993. Ibid., p. 26.

2

157
Takwá / Núms. 11-12 / Primavera-Otoño 2007 / pp. 157-172

narios, etc. fueron de vital trascendencia en las fiestas del Centenario de laIndependencia de México en 1910, pues les permitieron llevar la Historia a la calle, llevar un pasado seleccionado que fue proyectado por el régimen para autolegitimar y justificar, de algún modo, su poder. Es un ejercicio donde, como diría Maquiavelo,
no se puede satisfacer dignamente a los grandes sin cometer injusticias con los otros, pero sí se puede satisfacer al pueblo, porque el fin del pueblo esmás honrado que el de los grandes, en cuanto los grandes quieren oprimir y el pueblo no ser oprimido.3

En esta tarea de ‘reinventar’ la nación mexicana muchos artistas fueron de gran importancia para tal fin; quizás los más reconocidos sean ya, en los albores del siglo xx, los muralistas mexicanos que trabajaron bajo las órdenes de José Vasconcelos en algunos de los edificios públicos másrelevantes de la capital. Lo cierto es que existe una amplia lista de nombres que, de modo directo o indirecto hicieron que esa ‘nación mexicana’ existiera.4 En este artículo me centraré en la figura del grabador José Guadalupe Posada quien, nacido en 1852 en la ciudad de Aguascalientes, llegó a ser uno de los mejores exponentes y una de las influencias más notables del arte mexicano más allá de sumuerte –acaecida en 1913–. La llegada de este insigne grabador a la capital mexicana el año de 1888 marcó la evolución natural de la gráfica y el arte nacional de modo definitivo.5 Con él, traía las enseñanzas y la experiencia de la
3 4

Nicolás Maquiavelo, El Príncipe, México, Fernández, 1988, Capítulo ix. Me refiero con esto a esa larga lista de artistas y fotógrafos viajeros europeos llegadosa México desde las primeras décadas del siglo xix y que difundieron las primeras imágenes nacionalistas de un país plagado de costumbres, paisajes exóticos y un pueblo de bronce que merecía la pena conocer. Destacan las obras de Desiré Charnay, Thomas Egerton, Johan Moritz Rugendas, Édouard Pingret o Francois Aubert, entre otros.

5

A este respecto José Clemente Orozco escribiría: “Posada...
tracking img