Libro de relleno

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 53 (13024 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Increíbles recuerdos llegaron a mi mente, cuando me recordé en el salón de química, pase la mirada por todos lados....me quede dormido....todavía podía sentir el hilito de saliva en mi boca, mis ojos... como si los hubieran pegado con pegamento, lance bosteso pero impresionante jajajaja, los de alrededor voltearon a verme, entre ellos unos menzos que estaban haciendo su servicio social,interesantes y amigables, acompañados de una tonta que me reporto como 15 veces, sonrio y me saco del salón la infeliz y tome mi cuaderno y lo guarde con firmeza en mi mochila y la mande a la fregada y me Sali azotando puerta y toda la cosa.
Antes de salir nada me pasaba por la mente, dirigí mi mirada apresurada hacia el pizarrón donde estaba la información, tendríamos que hacer un proyecto libre, algosobre química, pero pues creo que yo ya no lo iba a entregar debido a lo ocurrido pero es que de verdad eran unas clases super aburridas.
Con la garganta seca debido a que no había tomado agua, le conteste secamente si si ya me salgo jajajaja, fueron mis últimas palabras antes de dirigirme con la maestra a que me revisara los trabajos, ¿Porque me seguía con la mirada esa tal Margara? me movía yme seguía, me miraba con tanto coraje, se le notaba en el rostro, una cara admirable que ponía por que aun me quede a que me revisara.
A pocos pasos llegue con la maestra que rápidamente me quito el cuaderno de las manos, la deje, tenia ordenados todos los trabajos, mire nuevamente aquellos ojos y un odio que se le veía, jajajaja; Ese rostro según maduro, esos pómulos marcados, aquel corto pelonegro, no no no una persona pero horrible de verdad, aquella ancha espalda, esos brazos marcando musculo y sus peludas piernas, era un poco más alta que yo y de nuestros demás compañeros, pero un tremendo demonio cuando se lo proponía.
Sonó el timbre, tome mi libreta, agarre mi mochila y espere a que Sara y Amelie también tomaran sus cosas para marcharnos a clases.
La hora de receso se habíaacercado, tome mi sándwich y mi jugo que probablemente Sara me lo quitaría, pero yo le quitaría sus galletas; camine junto a ellas platicando el chisme más reciente, sonreían y reían al igual que yo, mi pie se doblo por un instante, una piedra se metió en mi camino, mi cuerpo sutilmente se iba a estrellar contra el suelo, cerré los ojos, ya esperaba el golpe...... no fue así.... sentí un calorabrazador subira mis mejillas, alguien había detenido mi caída, pero había puesto una de sus manos en mi pecho, roja estaba, los latidos de mi corazón hacían que no escuchara nada además de mi respiración agitada, alce la cabeza y nuevamente esos ojos, aquellos labios pronunciaron una palabras que no pude escuchar, fui parándome poco a poco, dándome la vuelta lentamente, puse mi mano alrededor desucuello, me fui acercando pausadamente a su rostro.....
¡¡Natalie!! ¡¿Estás bien?!- Se oyó un grito, me solté y él me soltó y caí al suelo, apenada.... ¿Que había estado a punto de hacer?...todavía en mi nariz estaba esa colonia de ese hombre dulce y varonil.
Nuevamente mis ojos fueron imanes para sus ojos, me miro con sorpresa y se alejo con paso apresurado mientras que Sara y Amelie estabanexpectantes de aquel espectáculo.
¡¡Que roja estas!! ¡¡Peor que un tomate!! ¡¡Jajajaja!!- Me pusieron las dos de pie mientras que yo le daba una patada a Sara por pronunciar esas palabras.
 
 
Corrí al salón, quería estar simplemente sola para que se fuera ese color de mi cara.
 
 
---
 
 
Los días pasaron y la fecha de entrega estaba próxima y yo no tenía ganas de hacer nada, ¿Qué podríamoshacer? ya se me ocurriría algo...., oigo el tintineo de unos nudillos contra la puerta, baje apresurada por las escaleras, y abrí con alegría la puerta, tal vez sería mama....
 
 
Totalmente equivocada estaba, no era mi madre, era ese hombre de aquella espalda ancha y ojos.... me maldecí eternamente, de seguro mi cara ya estaba peor que roja que un tomate...
 
 
Tome la puerta y pretendí...
tracking img