Lo sagrado y la violencia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 46 (11406 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 24 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Lo sagrado y la violencia

Por Camilo García

Laureano Gómez, con el propósito de oponerse a la reelección presidencial de Alfonso López Pumarejo para el período 1942-1946, dijo en un discurso pronunciado ante el Congreso de la República en septiembre de 1940:
«Dentro del concepto democrático del Estado que profesamos nosotros los conservadores, sabemos que no todo es lícito en el gobiernoni en el Congreso, sino que gobierno y Congreso tienen que someterse a disposiciones eternas y permanentes; no sólo dentro de ese concepto que nos hace repudiar la posibilidad de ser gobernados por un individuo que no dirige su gobierno por razones del bien común, sino del otro concepto de la democracia, el proveniente de la tiranía de la mayoría, o de la razón suprema de la mayoría; el señorLópez no puede pretender ser presidente de Colombia porque no tiene la mayoría numérica, ni es positivista ni es circunstancial y objetiva en lo que los positivistas hacen residir la razón de ser de la autoridad y del manejo del Estado. Es indiscutible que los conservadores, unánimes, rechazamos la posibilidad de que el señor López vuelva a continuar lo que hizo en la administración pasada. Y es unhecho evidente, urgente, de brillo enceguecedor, que indiscutiblemente la mayoría liberal tampoco acepta, tampoco quiere ser gobernada por el señor López... Es indiscutible que si se toman hombre a hombre los miembros del partido liberal colombiano, si se investiga a los hombres de trabajo y conciencia, de honradez y de labor, la mayoría de ellos considera imposible el nuevo gobierno del señor López,lo estima como una tragedia, como una pesadilla intolerable y no quiere votar por él. Y estoy seguro de que esa es la mayoría liberal... La verdadera mayoría liberal no puede querer la destrucción de la patria que el señor López significa».
Y más adelante continuó Laureano: «Veamos ahora la definición del tirano dada por uno de los más ilustres pensadores y teólogos, Mariana: “Tirano es aquelque manda a súbditos que no le quieren obedecer”. No le queremos obedecer; la gran mayoría de los colombianos no le queremos obedecer; es la mayoría auténtica, clara, incuestionable, formada por la unanimidad del partido conservador y por inmensa porción de los liberales... De modo que una nueva presidencia del señor López no puede ser sino una tiranía puesto que no le queremos obedecer, lamayoría de los colombianos incuestionablemente no le queremos obedecer, y sobre esa mayoría numérica él ejerce el gobierno, está dentro de la definición del padre Mariana: “Tirano es el que manda a súbditos que no le quieren obedecer”».
Agregó después: «Me permito para que quede bien expreso en la mente colombiana y para que contribuya a la formación de esa conciencia que ahora estoy formando: haycosas que el señor López atropelló, desconoció y ultrajó; cosas que son sagradas (el subrayado es mío) para la inmensa mayoría del país. El señor López ahora dice que si vuelve a la primera magistratura continuará oprimiendo, destruyendo y aniquilando esas mismas cosas sagradas, es decir, nos declara la guerra. Y nosotros no podemos menos, en cumplimiento de un deber elemental, que aceptar esadeclaración y tenemos que prepararnos para la guerra no sólo como una cosa lícita sino como una imperativa necesidad del momento... Hay cosas a las que nosotros los conservadores, como espiritualistas que somos, no podemos renunciar; antes renunciaríamos a la vida; es por eso por lo que tenemos que preparar la guerra porque, puestos en la alternativa de escoger: o renunciamos al concepto de patria,al concepto de cultura, al concepto de moralidad que está arraigado en el fondo de nuestra conciencia, o renunciamos a la vida. Pero seríamos unos descastados, unos degenerados cobardes si optáramos por renunciar a todas esas cosas a trueque de salvar una vida miserable bajo esta tiranía instaurada sobre una artificiosa mayoría liberal... Y eso, no por un sentimiento personal, no para defensa...
tracking img