Los filosofos presocraticos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 378 (94433 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
G. S. KIRK, J. E. RAVEN Y M. SCHOFIELD

LOS FILÓSOFOS PRESOCRÁTICOS
HISTORIA CRÍTICA CON SELECCIÓN DE TEXTOS
VERSIÓN ESPAÑOLA DE JESÚS GARCÍA FERNÁNDEZ SEGUNDA EDICIÓN

PARTE I

EDITORIAL GREDOS

Libera los Libros

G.S. Kirk y J.E. Raven

Los filósofos presocráticos

Índice

PREFACIO A LA SEGUNDAEDICIÓN.......................................................................................3 LAS FUENTES DE LA FILOSOFÍA PRESOCRATICA.............................................................6 CAPÍTULO I - LOS PRECURSORES DE LA COSMOGONÍA FILOSÓFICA................12 CAPÍTULO II - TALES DE MILETO.........................................................................................86 CAPÍTULO III - ANAXIMANDRO DEMILETO...................................................................112 CAPÍTULO IV - ANAXIMENES DE MILETO.......................................................................164 CAPÍTULO V - JENÓFANES DE COLOFÓN.........................................................................188 CAPÍTULO VI - HERÁCLITO DE ÉFESO..............................................................................211

2

G.S. Kirk y J.E. Raven

Losfilósofos presocráticos

PREFACIO A LA SEGUNDA EDICIÓN
Hace más de veinticinco años que apareció, por primera vez, nuestro estudio sobre Los Filósofos Presocráticos. Sus numerosas reimpresiones han experimentado, desde entonces, correcciones de escasa importancia hasta 1963 y las siguientes se han mantenido inalterables. GSK y JER fueron conscientes, durante los últimos años, de que pronto iba a sernecesaria una edición revisada a fondo, si no querían que se quedara anticuada. Dado que JER no disfrutaba de buena salud y que sus intereses investigativos se centraban exclusivamente en cuestiones botánicas, le pidió a GSK que buscara el momento oportuno para sugerir un tercer colaborador. Resultó, además, que la parte del libro que fue originariamente obra de JER era la que requería una mayorrevisión, debido a los nuevos derroteros que los intereses de los estudiosos habían alumbrado; GSK había estado también trabajando en otros campos y necesitaba un colaborador para el grueso de las cuestiones. MS aceptó, en 1979, participar en la tarea y los tres estuvimos de acuerdo sobre la realización del trabajo. Hay mayores e importantes cambios en esta nueva edición. MS ha reescrito porcompleto los capítulos referentes a los eleáticos y pitagóricos, debido, sobre todo, a las investigaciones de los filósofos analíticos respecto a los primeros y a las de Walter Burkert (en particular) sobre los segundos —investigaciones que han exigido una cierta reconsideración valorativa de los puntos de vista de Cornford-Raven en lo tocante a las interrelaciones entre las dos escuelas. Se haincorporado a Alcméon en estos capítulos. MS ha igualmente reescrito en su totalidad el capítulo sobre Empédocles, a fin de tomar en consideración las reinterpretaciones de J. Bollack, G. Zuntz y otros y la controversia que han provocado. Esperamos que la disposición de los fragmentos de Empédocles en su orden original probable resulte más útil al lector. El capítulo sobre Anaxágoras, en cambio, semantiene, en gran medida, tal como JER lo escribió; MS ha indicado, en notas de pie de página (cf. al respecto su An Essay on Anaxagoras, Cambridge, 1980) sus diferentes soluciones ocasionales, pero fue deseo de los tres autores que este capítulo se mantuviera sin cambios en su mayor parte. También Arquelao continúa sin alteración y Diógenes ha sido ampliado con una simple nota a pie de página; MSha escrito de nuevo las secciones referentes a los principios metafísicos de los atomistas, los átomos y el vacío y el peso de los átomos (para tener en cuenta la investigación de D. J. Furley, J. Barnes, D. O'Brien y otros) así como las relativas a la epistemología y la ética —la sección sobre la ética ha sido, en gran medida, obra del Dr. J. F. Procopé, a quien expresamos nuestro cálido...
tracking img