Los hijos y los limites

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 267 (66525 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
JAIME BARYLKO






Los hijos

y los límites





















EMECE EDITORES



















DEL MISMO AUTOR
por nuestro sello editorial

EL MIEDO A LOS HIJOS
RELATOS PARA PADRES E HIJOS
ENVIDIA, SUEÑOS Y AMOR
SABIDURÍA DE LA VIDA
DAVID REY
CABALA DE LA LUZ
Esta edición ha sido especialmente impresa en ocasión de la
23aExposición Feria Internacional de Buenos Aires
-El libro del autor al lector-
En la tirada se ha utilizado papel Cel Star de 70 gr/m2,
de la línea de papeles para uso editorial de Celulosa Argentina.
Para Celulosa Argentina
se ha impreso una tirada especial fuera de comercio.








Diseño de tapa: Eduardo Ruiz

En la tapa: Joven, Amadeo Modigliani (detalle)
Fotocromía: Moon Patrol S.R.L.Copyright © Emecé Editores S.A., 1995
Alsina 2062 - Buenos Aires, Argentina
5a impresión: 2.000 ejemplares Impreso en Verlap S.A.,
Comandante Spurr 653, Avellaneda, abril de 1997

Reservados todos los derechos. Queda rigurosamente prohibida,
sin la autorización escrita de los titulares del "Copyright",
bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción parcial
o total de estaobra por cualquier medio o procedimiento,
incluidos la reprografía y el tratamiento informático.

E-mail: editorial@emece.com.ar
http://www.emece.com.ar

IMPRESO EN LA ARGENTINA / PRINTED IN ARGENTINA
Queda hecho el depósito que previene la ley 11.723
I.S.B.N.: 950-04-1559-3
23.491
Capítulo Uno

El camino demarcado




Viajo en plena noche y pienso...


Viajo en plenanoche y pienso: los límites, los límites.
Viajo en auto, y debo dar una conferencia sobre ese tema en un country fuera de la capital. ¿Qué les digo cuando me pregunten? ¿De qué hablo?
La gente está angustiada y saturada de tanto análisis y de tantas frases complicadas que explican todo y que no resuelven nada.
Aprendimos a hablar y a pronunciar discursos sofisticados. Pero nose modifica la vida con discursos, ése es el problema.
La gente aprendió a cargar sus propias frustraciones sobre hombros ajenos, la culpa del otro, la sociedad de consumo, la televisión, los juegos electrónicos, el stress...
No va más. La vida es la que debe cambiar, y con urgencia. Queremos vivir mejor. Bienestar, sí, y lo otro, estar bien.
El auto, raudo, recorre lacarretera negra. La noche es oscura, la carretera se proyecta hacia adelante, se pierde en el horizonte. Miro por el parabrisas y me pregunto cómo verá el conductor el camino.
Yo tengo la vista confusa, titilan las luces de los vehículos y es un mar de focos y sombras que me nublan la visión en vez de aclararla. Me pregunto si los años no estarán haciendo lo suyo y mis ojos ya no son lo queeran. El oculista, pienso, el oculista... Y me resigno, y me deprimo un poco por este deterioro que el devenir del tiempo va generando en los cuerpos.
De pronto, despierto. Sucede algo extraño, todo se ilumina, y me relajo. Ahora veo perfecto. No, no son los ojos. Algo ocurrió afuera.
"¿Qué ha sucedido?", me pregunto.
Es la misma ruta, el mismo asfalto, la misma noche, perotodo es diferente.
"¿Qué ha sucedido?", insisto en averiguar.
Descubro el gran acontecimiento que ha derramado un haz de visión noble y segura sobre mis ojos. El problema no estaba en mí, estaba en la ruta.
Ahora la ruta, la misma ruta, tiene rayas blancas a los costados, demarcatorias, y una línea segmentada en el medio. La ruta está demarcada. Está el adentro, está elafuera y está el medio. ¡Así da gusto!
También el cerebro se me enciende. Descubrí en qué consisten los límites.
"¡Eureka!", grito hacia adentro, en memoria del glorioso griego.






Las rayas que delimitan el camino


Sin esas rayas a los costados, sin esos límites señalados, la gran libertad del camino era un caos de ceguera y miedo, incertidumbre y vacilación....
tracking img