Los no lugares

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 115 (28735 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LOS «NO LUGARES» ESPACIOS DEL ANONIMATO

Una antropología de la Sobremodernidad

Marc Auge

Título del original en francés: Non-lieux. Introduction á une anthropologie de la surmodenité © Edition de Seuil, 1992 Colection La Librairie du XXé siecle, sous la direction de Maurice Olender Traducción: Margarita Mizraji Ilustración de cubierta: Alma Larroca Quinta reimpresión; septiembre del2000, Barcelona Derechos reservados para todas las ediciones en castellano © Editorial Gedisa, S.A. Paseo Bonanova, 9 1°-1° 08022 Barcelona (España) Tel. 93 253 09 04 Fax 93 253 09 05 Correo electrónico: gedisa@gedisa.com http://www. gedisa.com ISBN: 84-7432-459-9 Depósito legal: B. 40205-2000 Impreso por: Romanyá Valls Verdaguer 1 - 087S6 - Capellades (Barcelona) impreso en España Printed in SpainQueda prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio de impresión, en forma idéntica, extractada o modificada, en castellano o en cualquier otro idioma.

Índice

PRÓLOGO

9 15 49 81 119 125

Lo cercano y el afuera El lugar antropológico De los lugares a los no lugares
EPÍLOGO REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Prólogo

Antes de buscar su auto, Juan Pérez decidió retirar unpoco de dinero del cajero automático. El aparato aceptó su tarjeta y lo autorizó a retirar mil ochocientos francos. Juan Pérez apretó el botón 1800. El aparato le pidió un minuto de paciencia, luego le entregó la suma convenida y le recordó no olvidarse la tarjeta. "Gracias por su visita", concluyó, mientras Juan Pérez ordenaba los billetes en su cartera. El trayecto fue fácil: el viaje a París porla autopista A11 no presenta problemas un domingo por la mañana. No tuvo que esperar en la entrada, pagó con su tarjeta de crédito el peaje de Dourdan, rodeó París por el periférico y llegó al aeropuerto de Roissy por la A1. Estacionó en el segundo subsuelo (sección J), deslizó su tarjeta de estacionamiento en la billetera, luego se apresuró para ir a registrarse a las ventanillas de Air France.Con alivio, se sacó de encima la valija (veinte kilos exactos) y entregó su boleto a la azafata al tiempo que le pidió un asiento 9 para fumadores del lado del pasillo. Sonriente y silenciosa, ella asintió con la cabeza, después de haber verificado en el ordenador, luego le devolvió el boleto y la tarjeta de embarque. "Embarque por la puerta B a las 18 horas", precisó. El hombre se presentó conanticipación al control policial para hacer algunas compras en el dutyfree. Compró una botella de cognac (un recuerdo de Francia para sus clientes asiáticos) y una caja de cigarros (para consumo personal). Guardó con cuidado la factura junto con la tarjeta de crédito.

Durante un momento recorrió con la mirada los escaparates lujosos — joyas, ropas, perfumes —, se detuvo en la librería, hojeóalgunas revistas antes de elegir un libro fácil —viajes, aventuras, espionaje— y luego continuó su paseo sin ninguna impaciencia. Saboreaba la impresión de libertad que le daban a la vez el hecho de haberse liberado del equipaje y, más íntimamente, la certeza de que sólo había que esperar el desarrollo de los acontecimientos ahora que se había puesto "en regla", que ya había guardado la tarjeta deembarque y había declarado su identidad. "¡Es nuestro, Roissy!" ¿Acaso hoy en los lugares superpoblados no era donde se cruzaban, ignorándose, miles de itinerarios individuales en los que subsistía algo del incierto encanto de los solares, de los terrenos baldíos y de las obras en construcción, de los andenes y de las salas de espera en donde los pasos se pierden, el encanto de todos los lugares dela casualidad y del encuentro en donde se puede experimentar furtivamente la 10 posibilidad sostenida de la aventura, el sentimiento de que no queda más que "ver venir"? El embarque se realizó sin inconvenientes. Los pasajeros cuya tarjeta de embarque llevaba la letra Z fueron invitados a presentarse en último término, y Juan asistió bastante divertido al ligero e inútil amontonamiento de los X...
tracking img