Mettelard

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 22 (5376 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La irrealidad de los medios de comunicación

Daniel Innerarity

En nuestro mundo atomizado los medios de comunicación proporcionan la coherencia social mínima sin la cual una sociedad no sería pensable. Nuestro sentido de pertenencia a un mismo mundo se lo debemos, en buena medida, a los medios de comunicación, esos grandes sincronizadores. Los medios crean una integración comunicativainstantánea de la sociedad mundial y proporcionan la sensación de que vivimos en el mismo mundo y no en mundos inconmensurables. Ellos han ampliado enormemente las dimensiones de lo común y de lo público, que de otra manera no sería tan amplio y visible. Ahora bien, esa comunidad establecida por los medios de comunicación y la opinión pública no es el espacio idealizado en las teorías de la comunicaciónracional, ni la esfera en la que se delibera sobre los asuntos comunes, ni la descripción de la realidad a partir de la cual se tomarán después las decisiones colectivas, sino un ámbito que funciona de acuerdo con una lógica propia. Comprender esta lógica es fundamental para no confundir la idea normativa de espacio público con la opinión pública que de hecho los medios configuran.

La otraconfusión que debe evitarse tiene que ver con el concepto de realidad. No tiene mucho sentido ni resulta clarificador pensar con el esquema de que gracias a los medios estamos en un espacio común cuyo referente es la realidad. Los conflictos de opinión dan la impresión de que tienen como referente un mundo compacto de hechos, que estamos discutiendo pero siempre acerca de lo mismo. Una visióningenua del espacio comunicativo, tiende a suponer que aquello de lo que hablamos o sobre lo que tenemos opinión consiste en un asunto comprobable. La perspectiva constructivista (Merten / Schmidt / Weischenberg 1990 y 1994; Früh 1994; Luhmann 1996), en cambio, ha llamado la atención sobre la inutilidad de analizar la sociedad contemporánea a partir de la antigua dualidad ontológica de ser yapariencia, es decir, pensando que el mundo es como es y la diversidad de opiniones, el resultado de diferentes perspectivas “subjetivas”. La comunicación es, efectivamente, el lugar en el que se construye lo común, pero esto común tiene un valor de realidad escaso y resulta de un dispositivo de construcción social. Cualquiera que analice con un poco de distancia el funcionamiento de la opinión públicaadvertirá enseguida que el valor informativo no es un valor de adecuación. De hecho, lo verdadero interesa muy poco a los medios, mucho menos que, por ejemplo, lo nuevo, lo conflictivo, las cantidades, lo local, lo escandaloso o lo actual.

El constructivismo permite entender precisamente cuáles son los otros valores que gobiernan ese espacio comunicativo y cómo lo hacen. Una aproximaciónconstructivista no pone en cuestión que exista una realidad exterior a nuestras prácticas y discursos, pero considera que la realidad no es un objeto sino un horizonte, en el sentido de la fenomenología, que la distinción entre el mundo como es y el mundo como es observado no es una distinción fija, ni especialmente aclaratoria de cómo funciona nuestra sociedad. Pensar así las cosas obliga a modificaralgunos supuestos pero ayuda a entender mejor los límites de los medios de comunicación a la hora de configurar un verdadero espacio público.

1. Un mundo de segunda mano

Que vivimos en un mundo de segunda mano es un hecho que se lo debemos fundamentalmente a los medios de comunicación. Los medios constituyen una verdadera mediación universal; proporcionan la materia de nuestra realidad. Esuna ingenuidad pensar que tenemos un acceso inmediato al mundo, por experiencia propia. A nada que uno reflexione, cae en la cuenta de que incluso lo que tenía como una experiencia inmediata individual está mediada por los esquematismos y plantillas de los medios de comunicación. Tales modelos son inevitables; son los aprioris ineludibles de nuestra percepción del mundo.

La mayor parte de...
tracking img