Mi lucha

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (312 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ya en 1913 este joven descendiente de aldeanos, de 20 años de edad, que de peón había ascendido a acuarelista, había reflexionado en Munich:
Fui a una reunión de marxistas, pero allíse negaba todo. La nación no era otra cosa que una invención de los capitalistas; la patria, un instrumento de la burguesía destinado a explotar a la clase obrera; la autoridad de laley, un medio de subyugar al proletariado; la escuela, una institución para educar esclavos y también amos; la religión, un recurso para idiotizar a la masa predestinada a laexplotación; la moral, signo de estúpida resignación, etc. Nada había, pues, que no fuese arrojado en el lodo más inmundo
Hitler, por su cercanía a la formación obrera y por haber sido él mismoun artesano, era partidario del sindicalismo, pero no bajo la inspiración internacionalista de Marx o de los "sindicatos libres", sino bajo el ideal nacionalista de la Patria yRaza:
Esta necesidad -la de los sindicatos y su lucha- tendrá que considerarse como justificada mientras entre los patrones existan hombres no sólo faltos de todo sentimiento para con losdeberes, sino carentes de comprensión hasta para los más elementales derechos humanos... El sindicalismo, en sí, no es sinónimo de antagonismo social; es el marxismo quien ha hecho deél un instrumento para la lucha de clases... La huelga es un recurso que puede o que ha de emplearse mientras no exista un Estado racial, encargado de velar por la protección y elbienestar de todos, en lugar de fomentar la lucha entre los dos grandes grupos -patrones y obreros- y cuya consecuencia, en forma de la disminución de la producción, perjudica siempre losintereses de la comunidad
Decía entonces que en el futuro:
Dejarán de estrellarse los unos contra los otros -obreros y patrones- en la lucha de salarios y tarifas, que daña a...
tracking img