Ministerio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 144 (35999 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 20 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Séptima Lección
¡El poder de Dios transforma tu vida!
1.- Base Bíblica: Proverbios 3:21-35
2.- Objetivos:
2.1. Que los asistentes a la reunión comprendan la importancia de edificar nuestra vida a partir de los principios aprendidos en las Escrituras, que nos llevan al crecimiento personal y espiritual.
2.2. Que los asistentes a la reunión asimilen la necesidad de experimentar transformación,permitiendo que el Señor Jesucristo opere los cambios que considere necesarios en nuestra existencia.
2.3. Que los asistentes a la reunión adopten principios orientados a desechar toda sombra de maldad que otrora compartíamos cuando estábamos en el mundo, pero que debe cambiar por nuestra condición de cristianos, renovados por la obra transformadora del Señor Jesús en la cruz.
3.- EnseñanzaBíblica
Dios nos llamó a ser transformados. Es cierto que nos concibió para la perfección, pero el pecado original del hombre trajo como consecuencia la muerte espiritual. Sin embargo—y esa maravillosa noticia la recibimos hoy—por la obra redentora del Señor Jesucristo podemos crecer y llegar a nuevos niveles tanto en lo espiritual como en lo personal.
3.1.- Nuestra vida puede ser transformada apartir de la Palabra de Dios (Proverbios 3:21-26).
La tendencia natural del ser humano es recibir la Palabra de Dios, confrontarla con las enseñanzas que recibimos del mundo, y tomar una decisión. Lo lamentable es que generalmente nos inclinamos a los parámetros que nos marca la sociedad, cuyas consecuencias usted lo sabe bien, no son nada alentadoras y sus resultados son nefastos. Por esa razón esfundamental que usted y yo valoremos el contenido bíblico y lo hagamos práctico en nuestra existencia (versículo 21)
Cuando obramos en consonancia con las enseñanzas bíblicas, nuestra vida experimenta transformación. Es un proceso estrechamente ligado al crecimiento personal y espiritual. Esos cambios, que progresivamente se tornan evidentes a todos, tienen un segundo componente, y es la pazespiritual que logramos alcanzar (versículos 22-25).
Cuando llegan períodos difíciles, que sin duda no faltan, podemos depositar nuestra confianza en el Señor sabiendo que Él responde con poder y nos libra de todos los motivos de angustia (versículo 26).
3.2.- Una vida transformada implica cambio de actitud (Pr. 3:27-30)
Si alguien profesa fe en el Señor Jesucristo, su vida necesariamente debe ytiene que ser transformada. Es una consecuencia directa de nuestro andar con Él. Por eso los principios bíblicos no solamente se hacen vida en nosotros, sino que nos conducen al crecimiento personal y espiritual. El cambio de actitud es la clave de todo.
Una de las primeras evidencia sobre la modificación en nuestra forma de pensar y de actuar, es una actitud renovada, en consonancia con lavoluntad de Dios. Amar al prójimo, ayudarle y brindarle apoyo cuando lo necesita, son tres características que aprendemos en la Palabra (versículos 27, 28)
Igualmente resulta alentador para nuestra existencia, el que desechemos procurar la maldad para quienes nos rodean, bien sea porque estemos prejuiciados o como consecuencia de un espíritu de venganza (versículos 29, 30), y sobre todo, algo que nosenseña la Biblia es no cazar peleas con todas las personas—así nos provoquen—y pensar más bien en vivir en armonía con quienes nos rodean.
3.3.- La maldad trae sus consecuencias (Proverbios 3:31-35).
Los parámetros que nos vende el mundo, se encaminan a la venganza, pagar con la misma moneda que recibimos e incluso, hacer justicia por mano propio. Sin embargo la Biblia enseña que el amor a losdemás—tal como el Señor Jesús nos amó—debe estar por encima de cualquier cosa.
No podemos seguir obrando como el común de las personas. Por el contrario, nuestras acciones deben ser diferentes. Dios no comparte que seamos como el común de las personas, muchas de las cuales se guían por paradigmas egoístas, conducentes a la maldad (versículos 31, 32).
Quien obra maldad, enfrentará en su...
tracking img