Muerte con miedo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1044 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 12 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
No voy a tratar el tema de la muerte ni del miedo sino es simplemente
un título que he quitado prestado para titular el presente. Es algo
así como una especie de trampa para atrapar al lector. Somos esa
especie que nos detenemos con y ante la muerte. Nos espanta el miedo
pero a la vez como por encanto nos seduce, de allí el éxito de la
literatura de terror o las películas de horror.Tal vez intente escribir un poco aquí sobre el amor. No porque sea el
mes del amor, el más corto del calendario, como si huyéramos y
quisiésemos que ese mes se esfume a la brevedad: quizá en el
subconsciente tememos al amor. Puede que sin saberlo intuimos que el
amor está a reglón seguido del dolor. Y entonces no es miedo al amor
sino al dolor que camina cercano a él.

Y es por esapararela y temible línea, cual puente colgante que puede
cruzarse y llegar salvo al otro extremo o en un descuido caerse al
eterno vacío, en el que se desarrolla el más reciente libro del poeta
hondureño José Adán Castelar.

Hace algún tiempo ya que quiero escribir sobre este libro de
Castelar: Cauces y la última estación. No lo he hecho porque algo me
lo impide, me invade algo así comoun tsunami de nostalgia. Me abate,
como a cualquier ser humano con un poco de ternura, eso de la última
estación. No puede ser la última estación del tren, pues en cuanto a
eso Tegucigalpa está peor que Santa Marta, no tiene tren ni tranvía.
Y tampoco puede tratarse de las estaciones del año, pues como ya lo
dije en una de mis novelas: Honduras sólo tiene dos estaciones
(bueno, tres,con la estación de policía): invierno y verano. Si
llueve es invierno y si no es verano. A veces, en un mismo día pueden
encontrarse las dos estaciones. Entonces no puede ser sino la última
estación de la vida a la que se refiere el poeta. Y está por
descontado que sabemos que esa estación no es sino la muerte. De
hecho, de por allí extraje el título "muerto con miedo".

El poeta JoséAdán Castelar, no confundirlo con su hijo periodista
que tiene el mismo nombre, lleva ya muchos años escribiendo, puede
decirse que nació escribiendo. Y a lo largo de su carrera ha tenido
varias facetas, creo que ninguna de ellas para arrepentirse.

Recuerdo su faceta de poesía política, urgente, emergente. Castelar
no silenció su voz en los tiempos más difícles sino que la alzó paradenunciar las calamidades que pasaba nuestro pueblo, como bien lo
dice el mismo poeta: "Guardar silencio es compartir el crimen". Esta
época fue una de las más escabrosas de nuestra historia nacional, en
la de los ochentas.

Pero ya mucho antes, en unos de sus tiempos más felices, según lo ha
descrito él por su cercanía al mar ( valga la anécdota: Una vez
entrevisté al poeta Castelar parami revista SobreVuelo, y titulé la
entrevista: "José Adán Castelar: Amo el mar pero le temo". Y cuando
el poeta Pompeyo del Valle la miró, se rio y dijo: Pucha, este Adán
sí que es miedoso!), José Adán Castelar escribía desde Montecristo,
Atlántida, cerca de La Ceiba. Y desde ese escondido lugar, casi
clandestino sin proponérselo, Castelar cantaba con su pluma a sus
sueñosrevolucionarios. De allí nace su primer libro publicado:
Entretanto. Si bien es cierto que se trataba de poesía política,
también es cierto que nunca ha dejado por fuera el amor. Me refiero
al amor de mujer, o si nos ponemos más modernos, al amor entre
parejas. De este libro siempre recuerdo un poema, quizá por esa
combinación con la prosa, titulado Camarada Neruda hoy y siempre. Un
canto al poetachileno Pablo Neruda.

No voy a referirme aquí a la humildad del poeta José Adán Castelar
(cualidad que casi siempre presentan cuando escriben sobre él), la
gente es como es y debe aceptársele tal como es. En lo personal
pienso que una humildad ilimitada es un riesgo para que se confunda
con otras cosas y los oportunistas se queden con todo basándose en
que el humilde es tan...
tracking img