Nadaadadadada

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2275 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
FENOMENOS CULTURALES

El tiempo del diseño industrial

Cada uno de nosotros se relaciona con miles de objetos de diseño por día, desde publicaciones y páginas web hasta indumentaria y productos industriales. Concebido como una revolución estético-funcional en la vida cotidiana, el diseño moderno arraigó desde los años 30 en el país. Hoy, las carreras de diseño de la Argentina son las máspobladas del mundo. Y el diseño industrial vive un buen momento.

[pic]
CAROLINA MUZI.

El artista plástico Luis F. Benedit tiene una teoría, que bautizó "regla del metro a la redonda". La usa para subrayar por qué —como la gente no presta atención objetual más allá de esa distancia de sí—, no se dimensiona al diseño como a una de las manifestaciones más contundentes en la determinación delpaisaje cultural de cada época.

El promedio de 5.000 diseños con el que cualquier persona interactúa a diario en el contexto urbano (gráfica de diarios, libros y revistas; mochilas y zapatillas; encendedores y cepillo de dientes; la silla o el horno de casa, por mencionar apenas algunos) sirve para calibrar su importancia.

La explosión le ha dado nueva sonoridad social, cultural y económica a lapalabra. Tanta, que ahora se la adosa irresponsablemente a cuanta actividad más o menos creativa esté dando vueltas (que nadie se sorprenda si pronto las manicuras dejan de serlo para convertirse en "diseñadoras de uñas"). Y esto genera confusión acerca de su alcance. Por eso, hay que hablar de diseño. Hay que hacerlo, más allá de la necesidad de comprender los rumbos de los fenómenos de época,porque el espesor del asunto no para de crecer.

Con la economía en coma cuatro, en 2001 el escenario local se convirtió, paradójicamente, en tierra de oportunidades para el diseño. Así, el capital profesional de una ciudad que es la que más estudiantes de diseño tiene en el mundo (suman 14.000 entre todas las disciplinas proyectuales sólo en la universidad pública) y 6.000 diseñadores censados,se las arregló para aprovechar esa coyuntura. Y esto se tradujo en un trampolín, sobre todo para los diseñadores industriales, ya que los de indumentaria y gráfica habían podido degustar la nueva visibilidad de su profesión unos años antes del derrumbe.

No obstante, algo hay para agradecerle a la maldita importación que arrasó con la industria local y, desde mitad de los 70 a fines de los 90,relegó a la mayoría de los diseñadores, en el mejor de los casos, a proyectar stands de ferias. Lo bueno que dejó fue un limo de educación entre los usuarios acerca de la calidad del diseño: ergonomía, terminaciones, entre otros estándares.

A diferencia de otras épocas, como la mitad de los años 50, en que la sustitución de importaciones movilizó a la industria e hizo que ésta incorporaraprofesionales locales (quién no recuerda el paisaje hogareño pintado con productos de Siam, Aurora, Noblex y siguen las firmas) esta vez el boom generó nuevos modelos. El que más cundió fue el del diseñador autoproductor, que genera series chicas para vender en los locales de Palermo y otros circuitos, provocando a su vez un fenómeno urbano: el de los barrios temáticos.

Y ese esquema productivocomienza a convivir con el del anhelado nexo con la industria, capaz de activar a otra escala la economía de un país, como ya lo demostró Italia en la posguerra. Así, mientras los gigantes entran en razón acerca de la necesidad de incorporar diseño para hacer más competitiva su producción (vaya un dato relevante: la poderosa Techint ya le abrió las puertas organizando el Premio Siderar de Diseño enAcero, que la semana pasada reveló los ganadores de su segunda edición) son las pymes las que emergen a partir de esta movida o antiguas empresas las que resucitan, como la fábrica de porcelana Querandí, hoy hecha fulgurante negocio de diseño en vidrio por Planas Viau.

Pero el renacimiento made in 2001 no fue mágico: para que profesionales y pequeños empresarios pudieran coincidir en una sinergia...
tracking img