No se

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4364 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Lenguas muertas

El diez de junio de 1898 -año crepuscular también para España-, cerca de las seis y media de la mañana se certificó la defunción de una lengua con historia de siglos: el dálmata. Antonio Udina fue su último hablante, y con su muerte, según el lingüista italiano Matteo Bartoli (en su libro Das Dalmatische: altromanische Sprachreste von Veglia bis Ragusa und ihre Stellung in derapennino-balkanischen Romania), se extinguió una lengua romance, hermana del español y de mucha menor fortuna, que se habló en la costa dálmata, en la actual Croacia. Probablemente fue la lengua en la que San Jerónimo, por citar a un dálmata célebre, hablaba en la intimidad familiar (aunque para escribir prefiriese el latín de la Vulgata). Probablemente esa lengua tuvo su gran poeta o escritor, suShakespeare, su Cervantes o su Homero. Pero eso ya nunca lo sabremos... La muerte de una lengua es una tragedia difícil de explicar y evaluar. Más humana que ninguna otra faceta de nuestra cultura, la lengua es depositaria de la memoria, de la historia y de los sentimientos, o como decía Ralph Waldo Emerson: "la lengua es la memoria de la historia".
De darnos una noción certera de todo lo queimplica la muerte de las lenguas se ha ocupado el lingüista David Crystal. Autor entre otros de English as a Global Language y de la Cambridge Encyclopedia of Language (traducida al español en Taurus), Crystal dedica ahora sus esfuerzos a trazar un panorama de este problema no tan conocido. El autor selecciona varios ejemplos de extinción de idiomas para señalar la pérdida que supone este fenómenopara la humanidad: como la muerte dálmata, que citábamos más arriba, hay otros idiomas que tienen fecha de defunción (el kasabe y el ubijé, ambas desaparecidas en la década de los noventa). Y no caben aquí distinciones entre lenguas mayores y menores. Toda lengua es un sistema profundamente humano de comprensión del mundo. Toda lengua, como se encarga de señalar Crystal, contribuye a la totalidaddel conocimiento humano.
El libro se estructura de una manera muy clara: el índice consiste en una serie de preguntas a las que se trata de dar respuesta en las páginas de La muerte de las lenguas: Qué es la muerte de una lengua? Por qué deberíamos preocuparnos? Por qué mueren las lenguas? Por dónde empezar? Qué puede hacerse? Se empieza por plantear la pregunta de qué es la muerte de una lengua,para teorizar de forma efectiva en un capítulo ameno y plagado de ejemplos y citas interesantes. Comenzando por un análisis de los lenguajes pequeños "en peligro de extinción", y sentando unas sólidas bases teóricas, el autor sugiere hacer "ecología lingüística" y propone medidas y soluciones para atajar el problema y conservar las lenguas moribundas a través de su estudio y promoción. Se calculaque existen en torno a 6.000 lenguas en el mundo, de las cuales un 4% tiene gran vitalidad y expansión, concentrando al 96% de la población mundial.
Tras una discusión teórica sobre lo que implican estas estadísticas (aludiendo también a los debates más clásicos en torno a la importancia de las lenguas y su distinción de los dialectos), el siguiente punto que plantea el autor es si se trata de unfenómeno preocupante y por qué.
Crystal va demoliendo uno a uno los prejuicios que nuestro "eurocentrismo" ha construido en torno a las llamadas "lenguas primitivas" o "inferiores". Desde la antigua discusión del episodio bíblico de la torre de Babel, pasando por las teorías acerca de cuál sería la lengua primera y divina, hasta los episodios más cruentos de exterminación lingüística. Todo entraen un mismo patrón de dejadez y estulticia humana que se empeña en ignorar la riqueza de la diversidad. El nacionalismo desbocado, las "normalizaciones" lingüísticas, las prohibiciones autoritarias de lenguas, etc.: hay lenguajes de laboratorio, creados por interés político (se sabe desde el Romanticismo alemán que sin lengua diferenciada no hay "pueblo" o "nación" que valga). Valga citar el...
tracking img