Oblogo: revision general de blogs

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4631 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
3
¿Tuviste un día de aquellos? ¿Estás saturado de noticias de corrupción, desastres, tramoyas, crisis? ¿Ya no aguantás a tu jefe? Si contestaste afirmativamente a alguna de estas preguntas, te sugiero que te regales los próximos 15 minutos para mirar al mundo desde otra perspectiva. Oblogo. Oblogo busca difundir las nuevas voces e ideas que resuenan en Internet. Nuestro contenido provieneprincipalmente del mundo de los blogs: sitios web en los que los autores publican sus experiencias personales, sus reflexiones y sus argumentos acerca de los temas más diversos. Te invitamos a visitarnos en www.oblogo.com y a enviarnos tus sugerencias a info@oblogo.com. Registrate para recibir Oblogo por email en forma gratuita en www.oblogo.com/suscripciones. Seguinos en Twitter: twitter.com/o_blogo.Seguinos en Facebook: www.facebook.com/oblogo
Oblogo es una publicación propiedad de Algunas Ideas S.A. CUIT: 30-71089428-7. ISSN: 1852-3463 Av. Santa Fe 1480 Piso 9 Depto. C - 1060 Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Directores: Gustavo Faigenbaum y Gerardo Damián Garbulsky Arte: Emil Iosipescu y Silvana Giménez - Cyberferia.com Edición y corrección: Vanesa L. Rivera Lectores: info@oblogo.comPublicidad: publicidad@oblogo.com Autores: autores@oblogo.com Impreso en Mundial S.A., Cortejarena 1862, Buenos Aires, Argentina, en el mes de diciembre de 2010. Impreso en la Argentina. Queda hecho el depósito que dispone la ley 11.723. Registro de la Propiedad Intelectual Nro. Inscripción 834.421 Las expresiones e ideas de los columnistas no reflejan necesariamente la opinión de la publicación. ©Algunas Ideas S.A., 2009, CABA, Argentina. Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción total o parcial. Ilustración de tapa: Dafna Nudelman Web: www.dafnu.com.ar - Twitter: @dafnu Frase de tapa: Dafna Nudelman Frase de cierre: Diego Ariel Vega

Destino nominal
w w w. b i t . ly/d e s t i n o m

ENTINTADO

Sherlock Álvarez paseó lentamente la mirada por la habitación, deteniéndosepor varios segundos aquí y allá y forzando el entrecejo en una expresión deliberadamente concentrada, para beneficio exclusivo de la media docena de oficiales de segunda línea que trabajaban en la escena del crimen. Íntimamente, sin embargo, nada justificaba tan concienzuda estampa. Como siempre ocurría, para él ningún elemento del lugar podía transformarse en pista o indicio. El espejoresquebrajado, las fotografías instantáneas desparramadas sobre la alfombra, ese solitario zapato de hombre bajo la cama, aquel críptico mensaje labrado en la pared con un cuchillo ensangrentado: nada de ello tenía el más mínimo sentido en su cabeza. El mecanismo deductivo le resultaba completamente ajeno e inescrutable. Cuando sus ojos se detuvieron en la maraña de cabellos revueltos, uñas rotas yprofundos tajos carmesí que se desparramaba sobre la cama, no lo soportó más. Disimulando torpemente la repulsión que lo invadía, dio media vuelta y salió de la habitación casi al trote. Mientras vomitaba lo más silenciosamente posible en un rincón oscuro del jardín, maldijo entre susurros por enésima vez a su madre y su particular sentido del humor al bautizar a sus dos hijos. De pequeño él había soñado,como todos, con ser bombero o astronauta. Ya de adolescente, al momento de inclinarse por una carrera, jugueteó con la idea de estudiar arquitectura o dedicarse a las letras. Pura ilusión inconducente, porque la vida se encargó de comprobarle que con un nombre como Sherlock no hay forma de escaparle al destino. De nada importó su rotunda incompetencia para ese oficio que le había sido impuesto enun Registro Civil apenas horas después de haber nacido. Arrastrando los pies caminó de vuelta hacia su dantesco presente, pensó en su hermano menor con una mezcla de admiración y envidia. Si bien ser mayordomo podía ser considerado denigrante y monótono por algunos, para Sherlock hubiera sido un bálsamo comparado con el infierno de las investigaciones criminales. Definitivamente, Perkins...
tracking img