Ontologia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 21 (5215 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Lo que permanece, los poetas lo fundan[1]
Leticia Flores Farfán[2]
La censura platónica de la poesía ha sido, en múltiples y diversas ocasiones, programáticamente trabajada. En las interpretaciones teórico-políticas inscritas en la línea popperiana[3] que caracterizan como “totalitarismo” a la arquitectura de República hasta en aquellas posiciones más matizadas del programa político platónico,la expulsión de los poetas y de los diversos géneros poéticos cuya maestría dominan, a saber, la épica, la tragedia, y la comedia, no ha dejado de ser negativamente evaluada y enérgicamente rechazada. Y no sólo en voces como la de María Zambrano, sino en la de pensadores políticos y filósofos que consideran que una verdadera politeia no es tal si no vigila y garantiza la libertad de expresión queconstituye el núcleo radical de una res-publica, es decir, de un espacio comunitario que se construye con el concurso de sus miembros. No es la mía una voz discrepante de este consenso político. Sin embargo, la intención de esta reflexión no será bordear una vez más sobre el adjetivo político para calificar la expulsión, sino sobre la estrategia de discurso que permite a Platón reincorporar lafunción poética en el entramado arquitectónico de la ciudad, es decir, dar cuenta de ese “retorno de lo excluido” siguiendo la sugerencia de lectura de Nicole Loraux.[4]
Empecemos entonces por delinear las causas de la expulsión. En primer lugar hay que destacar, como lo hace Cornford,[5] que los poetas eran los encargados de resguardar la tradición cultural en relación con la naturaleza delos dioses y el origen del mundo y, por ello, la competencia con los filósofos se centró primeramente en la conformación de las teologías. Los poetas,[6] al igual que las musas que los inspiran según relata Hesiodo en Teogonía, son capaces de mentir; y si a ello le sumamos que las mentiras poéticas son “mentiras innobles” (377e) que naturalizan lo aberrante y lo hacen aparecer digno de alabanza ymodelo de conducta (378b-c), que atribuyen a los dioses, como nos señala Jenófanes, cuantas cosas constituyen vergüenza y reproche entre los hombres, el robo, el adulterio y el engaño mutuo,[7] no podemos sino comprender el desprecio moral de Platón hacia esos poetas orales como Homero y Hesiodo que son incapaces de cantar el en sí y, por tanto, inútiles para liberar al alma de la cárcel delcuerpo.[8]-Y por si no fuera suficiente la condena moral, Platón agrega la severa crítica epistémica: la palabra poética es una palabra mal-dita porque su decir no accede a lo eterno e inmutable, sino que deambula en relatos detallados y coloridos de personajes inmorales que, narrados una y otra vez por la dinámica de la cultura oral[9], provocan que el alma de los que escuchan no se libere jamás de lassombras de la Caverna. El poeta seduce, engaña, encierra al alma en la inconsistencia y en la pasión descontrolada, y con estas trampas y estos artificios bloquea el acceso a lo inteligible y se vuelve un obstáculo amenazante en el camino hacia el conocimiento de la Verdad. La poesía, tal y como queda marcado en la exposición de la Alegoría de la Línea,[10]es mímesis de apariencias, copia decopia, imitación dos veces degradada de lo real, dos veces y en dos formas maldita: de lo temporal y móvil no emana verdad; de su copia no emerge más que el simulacro y la impostura. La poesía es peligrosa porque su fuerza de seducción impide que las almas se abran a e inhabilita la arquitectura de una Ciudad fundada en la Razón.
Fundar una ciudad justa, armónica, racional; de eso estamoshablando. Poco importa que esta Ciudad no (República 592b) o que no sea más que un paradigma ubicado en el cielo porque el meollo de nuestra reflexión gira en torno a las estrategias institucionales puestas en juego en todo acto de fundación política. Y como dudo que podamos escatimarle a Platón su musculatura teórico-política, volvamos a la tarea de fundar la ciudad. El primer paso para lograr un...
tracking img