Orígenes de roma según polibio.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 117 (29175 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
HISTORIA UNIVERSAL BAJO LA REPÚBLICA ROMANA

por

POLIBIO

LIBRO I

I.- Era el año diecinueve, pasado el combate naval del río Ægos, y el decimosexto antes de la batalla de Leutres (387 a. C.), en el que los lacedemonios firmaron la paz de Antálcidas con el rey de los persas; año en que Dionisio el Viejo, vencidos los griegos de Italia junto al río Eleporo, sitiaba Regio; y los galos aviva fuerza ocupaban la misma Roma, a excepción del Capitolio; cuando los romanos, ajustada la paz con los galos, con los pactos y condiciones que éstos quisieron, recobrada su patria contra toda esperanza, y tomando esta dicha por base de su elevación, declararon a continuación la guerra a sus vecinos. Hechos señores de todo el Lacio, ya por el valor, ya por la dicha en los encuentros, llevaronsucesivamente sus armas contra los tirrenios, los celtas y los samnitas, confinantes al oriente y septentrión con los latinos.
Poco tiempo después los tarentinos, temerosos que los romanos no quisiesen satisfacer el insulto hecho a sus embajadores, llamaron a Pirro en su ayuda un año antes que los galos invadiesen Grecia (281 a. C.), fuesen deshechos en Delfos, y pasasen al Asia. Entonces fue cuandolos romanos, sojuzgados los tirrenios y samnitas, y vencedores ya en muchos encuentros de los celtas que habitaban la Italia, concibieron por primera vez el designio de invadir lo restante de este país, reputándolo no como ajeno sino como propio y perteneciente a ellos en gran parte. Los combates con los samnitas y celtas los habían hecho verdaderos árbitros de las operaciones militares. Por locual, sosteniendo con vigor esta guerra, y arrojando al cabo a Pirro y sus tropas de Italia, atacaron después y sometieron a los que habían seguido el partido de este Príncipe. Con esto sojuzgados contra lo regular y sujetados a su poder todos los pueblos de Italia, excepción de los celtas, emprendieron sitiar a los romanos que a la sazón se habían apoderado de Regio de la manera que diremos.
Fueigual y casi en todo semejante la suerte que tuvieron estas dos ciudades, Messina y Regio, situadas ambas sobre el Estrecho. Poco tiempo antes del que vamos hablando, los campanios que estaban a sueldo de Agatocles, codiciosos de la hermosura y demás arreo de Messina, pensaron en faltar a la fe con esta ciudad, al instante que la ocasión se presentase. En efecto, introducidos con capa de amigos yapoderados de la ciudad, destierran a unos, degüellan otros, y no contentos retienen las mujeres e hijos de aquellos infelices, según que la suerte hacía caer cada uno entre sus manos; y por último reparten entre sí las restantes riquezas y heredades. Dueños de ciudad y de su ameno territorio por un camino tan pronto y de tan poca costa, no tardó su maldad en hallar imitadores.
Por el mismotiempo en que Pirro se disponía pasar a Italia (280 a. C.) los de Regio, atemorizados por una parte con su venida, y temiendo por otra a los cartagineses, señores entonces del mar, imploraron la protección y auxilio de los romanos. Introducidos en la ciudad cuatro mil de éstos al mando de Decio Campano la custodiaron fielmente por algún tiempo, y observaron sus pactos; pero al cabo, provocados delejemplo de los mamertinos, y tomándolos por auxiliares, faltaron a la fe con los de Regio, llevados de la bella situación de la ciudad, y codiciosos de las fortunas de sus particulares. Consiguientemente, a imitación de los campanios, echan a unos, degüellan a otros, y se apoderan de la ciudad. Mucho sintieron los romanos esta perfidia; pero no pudieron por entonces manifestar su resentimiento, acausa de hallarse ocupados con las guerras de que arriba hicimos mención. Mas luego que se desembarazaron de éstas, pusieron sitio a Regio, como hemos dicho. La ciudad fue tomada (271 a. C), y en el mismo acto de asaltarla pasan a cuchillo la mayor parte de estos traidores, que se defendían con intrepidez, previendo la suerte que les esperaba. Los restantes, que ascendían a más de trescientos,...
tracking img