Pishtaco

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2925 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
UNIVERSIDAD PRIVADA SAN JUAN BAUTISTA

TEMA:
SEGUNDO CONTROL DE LECTURA
“PISHTACO”
ALUMNO:
PÉREZ RIQUELME LUIS
PROFESORA:
LIC. MARÍA ÁLVAREZ TRUJILLO
FACULTAD:
CIENCIAS DE LA SALUD
ESCUELA PROFESIONAL:
ENFERMERÍA

Lima – Perú
2011

Alguien le dijo a Mateo Ramos que el Pishtaco andaba rondando por las chacras de la otra banda y él se rió.  "Ignorantes", dijo ycarcajeándose se alejó para sus pagos.  Fue la última vez que brindó aguardiente con los vivos: sólo encontraron su cabeza con el gesto de desamparo que origina el último estertor de la muerte.

Venancio Paredes contaba que tuvo la peor sorpresa de sus borracheras cuando vio aquella bola con pelos sobre el cascajo irregular de la carretera.  Al pie del tronco de un pijuayo quemado, el rostro del Mateosacaba la lengua a medias con los ojos entrecerrados.  Venancio encontró el valor suficiente para sobreponerse al susto y cogiéndola de una crencha, regresó a la tienda de Dimas para comunicar al resto de bebedores la última hazaña del Pishtaco.

-Pensar que el Mateo era un cholo trejo -comentaba el indio Castro.
 -Lo han agarrado borracho, pues. ¿Quién se va a defender así?
 -No estaba tantomado el cholo.  No creyó lo que le contaron del Pishtaco y vela ahí su cabeza. ¿Onde andará su cuerpo ahora? -decían.

Ante la luz irregular del negocio de Dimas, los vecinos observaban el macabro hallazgo de quien hasta hacía una hora había osado marcharse solo a su casa.  Nadie pudo conciliar el sueño esa noche.
 
Cristina Tarazona mirando la lluvia no conseguía olvidar la últimaconversación con Mateo, tampoco sus manos y su calor de hombre.  "No hay Pishtacos, Cristina.  Ese ha sido un cuento de los poderosos para quitarles su tierra a los pobres", le había dicho.

Bajo el techo de calaminas recordaba la mujer a su marido mirando la lluvia implacable.  Cuánto cambió en la ciudad.  Vino con ideas raras y hasta quería formar una cooperativa de cafetaleros en Tambochaque. Cristina suspiraba recordando, mientras introducía palos secos en la cocina de leña.  Pasarían así los primeros días de marzo con aguacero y el temido Píshtaco no hacía su aparición de costumbre.  La gente se acostumbró a compartir la vigilia con el sueño.

En la mañana Cristina salió desde temprano para dejar a sus tres criaturas con la comadre del frente.  Cruzó la crecida balanceándose en elrudimentario asiento del huaro, mirando hacia abajo las aguas marrones y rugientes. 

Sólo tengo platanitos pa' que les dé, comadre.  Ahí le dejo. -dijo a su comadre Epifanía entregándole la talega y partió hacia la tienda de Dimas, a esperar cualquier transporte que la llevara al pueblo. 
-Llegas a los años Cristina Tarazona.  Malos vientos han de soplar.
Dijo el curandero desde su habitualposición de cuclillas en la puerta de la casa.  Parecía una raíz prieta y nudosa.
-Quiero consultar la soga, don Julio -murmuró Cristina sin levantar la vista del suelo.
-Las nueve de la noche es buena hora.  Si no has comido nada desde la mañana, puedes tomar.  Contigo van a tomar dos personas más.
-Siéntate Cristina, llegas temprano.  Eso es bueno... -a la luz de la vela distinguió losbrazos magros y venosos del curandero, como ramas secas del monte.  Sentados en el entablado le acompañaban un joven y una señora de edad madura.
-Buenas noches -saludó a los extraños y le respondieron con desgano, como si les avergonzara estar allí.
-La señora y el joven nos van a acompañar...
 
El viejo sacó la botella de contenido espeso y en la otra mano traía una taza de plásticobastante usada donde ofrecería el bebedizo a  los presentes.  Sirvió primero para la señora rezando antes el líquido, silbando suavemente en la orilla.

-Tómeselo de un trago -dijo.  La mujer no pudo ocultar el asco luego de pasarlo.
-Ahora usted, joven -extendió la taza hacia el muchacho después de rezar el contenido.  El aludido se armó de valor, reprimió la repugnancia inicial y luego sonrió a...
tracking img