Poemas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (557 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
¡Oh míseras mentes humanas! ¡Oh ciegos corazones! ¡En que tinieblas de la vida, en cuan grandes peligros se consume este tiempo tan breve! ¿Nadie ve, que pues, la naturaleza no reclama otra cosa sino que del cuerpo se aleje el dolor, y que, libre de miedo y cuidado, ella goce en la mente un sentimiento de placer? Así, a la naturaleza del cuerpo vemos que es muy poco lo que hace falta para alejarel dolor, y aun para ofrecer abundantes deleites. Mas grato es a veces, y la naturaleza no pide otra cosa, aun que no haya en la estancia doradas estatuas de jóvenes sosteniendo en sus diestraslámparas encendidas para iluminar los banquetes nocturnos, ni brille la casa con plata, ni refulja de oro, ni el áureo artesonado resuene al son de la citara. Poder, en cambio tendernos unos junto a otrosen el césped suave, cabe un arroyuelo a la sombra de un árbol copudo, y regalar el cuerpo sin grandes dispendios; sobre todo si el cielo sonríe y la estación del año esparce de flores el verdor de lahierba...
No salen mas pronto del cuerpo las fiebres ardientes si te acuestas en bordados tapices y en púrpura roja, que si has de yacer en veste plebeya.




Por Tanto, Si A Nuestro Cuerpo EnNada Le Aprovechan Los Tesoros, Ni La Nobleza Ni La Gloria Del Trono, Hemos De Pensar Que Tampoco Aprovechan Al Alma. A No Ser Que, Cuando Ves En El Campo De Marte Rebullir Tus Legiones, DesplegandoSimulacros De Guerra, Sostenidas Por Grandes Auxilios Y Fuerza De Caballeria, Todas Igualmente Equipadas De Armas E Igualmente Animadas, Las Supersticiones, Aterradas Por Este Espectáculo, HuyanEmpavorecidas De Tu Espíritu, Y El Temor De La Muerte Abandone Tu Pecho Y Lo Deje Vacio Y Libre De Cuidado. Mas Viendo Que Esta Suposición Es Absurda Y Ridícula, Y Que, En Verdad, El Terror Y Los CuidadosTenaces Que Sufren Los Hombres Ni Temen El Fragor De Las Armas Ni Los Dardos Fieros, Y Audazmente Se Mueven Entre Reyes Y Poderosos Del Mundo. Sin Respeto Al Fulgor Del Oro Ni Al Claro Esplendor De...
tracking img