Primaria

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (726 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
http://www.generadordenicks.com/#

Un encuentro realmente interesante
Regresaba yo una tarde de otoño y, para tomar el tren que tenía que conducirme a Turín tuve que esperar más de una hora en laestación de Carmagnola. Eran las siete. Estaba nublado. Contribuía todo de tal manera a aumentar la oscuridad, que a un paso de distancia no se podía distinguir a un ser viviente. Sólo un grupo demuchachos llamaba poderosamente la atención: jugaban, gritaban, atronaban los oídos de los pasajeros que estábamos allí. Los gritos: ¡espera!, ¡agárralo!, ¡huye!, ¡persigue a aquél!, ¡coge a ése!llegaban hasta nosotros perfectísimamente. Pero entre toda la gritería percibíase claramente una voz que se imponía a todas las demás. Era como la voz de un capitán, que todos repetían y todos obedecíantajantemente.
Me entró enseguida enorme curiosidad por conocer a quien con tanto ardor y tanta pericia era capaz de dirigir el juego en medio de tan gran alboroto. Viendo que, en un momento dado, sehabían reunido todos alrededor del que les hacía de jefe, aproveché la ocasión por los pelos y de un salto me coloqué en medio de ellos.
Todos huyeron espantados; todos menos él, que se quedó firme,dándome la cara. Avanza hacia mí, pone los brazos en jarras y me dice con aire de mandamás:
— ¿Quién es usted para atreverse a mezclarse en nuestros juegos?
— Soy un amigo tuyo.
— ¿Y qué es lo quepretende de nosotros?
— Pues, si no os sabe mal, que me dejéis jugar y divertirme contigo y con tus amigos.
— Pero ¿quién es usted? No tengo el gusto de conocerlo.
— Ya te lo he dicho: un amigo tuyo,que deseo entretenerme con vosotros. ¿Y tú quién eres?
— ¿Quién soy yo? Soy—añadió con voz sonora y firme— Miguel Magone, el general del juego.
Entre tanto, los otros mozalbetes, que de pánico habíansalido de estampida, fueron volviendo uno tras otro y colocándose a nuestro alrededor. Después de dirigir la palabra brevemente a cada uno de ellos, me volví de nuevo a Magone y continué:
—...
tracking img