Psciologia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 46 (11433 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Arjona tuvo la culpa
Tus ojos son un lucero, o algo así le dijo Christian a Jocelyn. Bueno, al menos eso es lo que me contó ella. La chica se tragó todo el cuento. "Desde que te vi me enamoré de ti", argumentó él, como si los lugares comunes fueran su especialidad. Jocelyn sólo lo miró como se observa a un erizo; es decir, le dirigió una mirada entre extrañada e indiferente. ¿De qué otra formase mira a un erizo o a una estrella de mar? La chica sólo se dejó llevar. Por eso no le extrañó que él la tomara de la mano y luego le diera un beso que se pretendió atrevido. Jocelyn sonrió, sabedora de que era atractiva como suelen serlo las chavitas que usan jeans a la cadera y blusas ajustadas. "No seas tonto", argumentó mientras hacía el amago de ofenderse. Christian interpretó la sonrisa. Yacayó. A webo. "¿A poco tienes novio?", interrogó con ansiedad. "No, no tengo, pero eres un tonto", dijo ella. "¿Entonces?", preguntó él mientras se acomodaba el peinado. "No me conoces", afirmó ella en un intento de hacerse la difícil. "Sí te conozco", aclaró el chaval, "te gusta Arjona y vives por El Rosario". Ella respondió con ojos extragrandes. "¿Y cómo sabes dónde vivo?, reviró Jocelyn. "Ah,bueno, es que a veces veo que te bajas en el metro Rosario". No manches, repasó mentalmente ella, este güey me ha estado siguiendo. Pero no. Sólo es el destino, que suele jugar malas pasadas o se empeña en enseñarnos algunos trucos de truhán alguna mañana.
>>>
Nunca se había fijado en él. Si no le hubiera regalado aquel disco de Arjona ni siquiera lo hubiera pelado. Como todas las navidades,hubo intercambio de regalos en la oficina. Jocelyn le dio una cartera al contador. Ella esperaba -como cada año- una horrible mascada o alguna cosa que nunca se pondría. Cuando aquel muchacho le sonrió, Jocelyn fingió cortesía. "Que lo abra, que lo abra, que se lo ponga", se repitió el coro como si fuera lo más gracioso del mundo. En cuanto vio la cajita supo que era un disco. Carajo, nada más típicoque regalar discos. Le agradó lo que vio. Éxitos de Arjona. El muchacho se había quedado a un lado para ver su expresión. "Ay, muchas gracias", le sonrió ahora sí con simpatía. Desde ese momento, ella aún no se explica cómo, el joven se convirtió en su sombra. La pretendió un buen rato. Su mamá le comentó: "Ese chamaco no me gusta nada". Jocelyn la ignoró, igual que cuando se enamoró de Fabián,de aquel imbécil que la embarazó y la botó. Christian se la ganó a través del niño, de Aaroncito. "Me encantan los niños", otro lugar común. Luego de unos meses la convenció de que se fueran a vivir juntos, a casa de sus papás, "porque a tu hijo le hace falta un padre y además nos llevamos muy bien".
>>>
Me choca que mastiques con la boca abierta, reclamó Jocelyn. "No mames, wey, ¿por qué nocierras la boca cuando comes?" vale madres, reclamó Christian con la mirada. "¿Qué?", replicó, "¿no puedo tragar en paz?". La chava sabía lo que se aproximaba pero reaccionó como si no lo intuyera. "Eres un pinche naco", expresó igual que si no fuera ella. "Ora resulta que muy finolis, ¿no?", reclamó con algo parecido al sarcasmo. "Mira, estúpida, yo puedo masticar con el hocico abierto y no pasanada, ¿cómo ves?", la miró retadoramente. "¡Idiota!", fue lo único que se le ocurrió a la vieja. "Sabes qué. ya me tienes hasta la madre", agregó él, "yo mastico con la pinche boca abierta y sólo hago ruido, pero tu abres las patas y te embarazas. ¿Y sabes por qué?, pues porque eres una zorra". Y masticó igual que si fuera una hiena, con una risa escandalosa. Jocelyn se paró indignada, aventó eltenedor y se dirigió al baño. Allí estuvo como diez minutos. "Pero el día que me largue me vas a rogar para que regrese", gritó con poses de machín. Como respuesta escuchó un sollozo más intenso que los otros. Jocelyn tomó un pedazo de papel de baño, se secó las lágrimas y se miró en el miniespejo. Ya, ojalá que se largue. Volvió a sollozar. "Ya deja de llorar, no te hagas la pinche víctima", reclamó...
tracking img