Rafael caldera

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (549 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 28 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Rafael Caldera no sólo es uno de los políticos más importantes del siglo XX, sino que es el primer venezolano académico, católico practicante y conservador (siempre ha desdeñado la retóricarevolucionaria) que ha llegado dos veces a la presidencia de la república. Esto lo dice en su libro Dramatis Personae, Manuel Caballero. El ensayo biográfico sobre Rafael Caldera me pareció un acto dehonestidad intelectual de esos a los que Caballero nos tiene acostumbrados, y que a pesar de esa costumbre, siempre nos produce admiración.

"Las líneas que siguen no pretenden historiar la vida de unlíder político sino un líder histórico..."

No sé si en estos tiempos tan oscuros para el país la mayoría de los venezolanos entenderá, como lo entienden Caballero y otros tantos, la trascendencia deRafael Caldera en la historia de Venezuela. Muchos le achacan a Caldera el que Chávez esté donde está, sin recordar que los sobreseimientos en el momento que se dieron respondían a un clamor popular, ymás aún, habían comenzado desde el período de Carlos Andrés Pérez. Como todo hombre público, Rafael Caldera cometió errores y tiene sus detractores, pero estoy segura de que la historia le harájusticia.

"… Caldera es así el primer político venezolano en acceder al poder por la vía del voto popular directo, sin acortar caminos… Ha sido también el primer académico en llegar al poder real (nocomo Vargas en 1834) y en desmentir el viejo prejuicio según el cual un buen universitario es un mal administrador. Y el primero capaz de crear un partido de masas partiendo de un conservatismoarrinconado y endógamo, desaparecido como opción política y amenazado de serlo "hasta como núcleo social" desde el siglo XIX".

Yo lo conocí en circunstancias muy particulares: nosotros vivíamos al lado desu mamá, Marieva Rodríguez de Liscano en Los Chorros.Justo en el lindero había una mata de mango que nadie quiso tumbar, por lo que se dejó un espacio en el muro; nosotros los niños lo brincábamos...
tracking img