Reflexiones.docx

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2210 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Comience hoy una vida nueva
¿Qué piensa una persona en los brevísimos instantes que lo separan del pavimento, después de saltar al vacío desde el cuarto piso de un edificio de apartamentos….?

Aunque la caída es veloz e indescriptible, en esos pocos segundos toda la vida pasa por la mente, como una película donde se confunden escenas de dolor y los momentos de satisfacción… Todo el baúl derecuerdos expuesto para quien sabe que todo está a punto de terminar…

Cuando estamos en el umbral de la muerte, dimensionamos el verdadero valor de la vida… ¿Ficción?¿El argumento de una novela? En absoluto. A historia es real. La vivió Carlos Armando Armendáriz, de 23 años, recién egresado de la universidad con el título profesional de Contador Público. Los hechos ocurrieron una madrugadacualquiera, al sur de Cali, Colombia. Regresaba de un baile, aún estaba bajo los efectos del licor. Justo cuando iba a ingresar a su apartamento comprobó que había perdido las llaves…

Preso de la preocupación tomó una decisión absurda: saltar con el propósito de asirse de una ventana. Pretendía romper el vidrio e ingresar…, pero no previó que su intento, además de suicida, no tendría éxito por lapesadez y torpeza de su cuerpo como consecuencia del alicoramiento…¡Y saltó!

“No medí las consecuencias. Sólo recuerdo que caía…y caía…, y diez metros abajo me esperaba el duro suelo. ¡No podía evitar morir!¡Estaba perdido! En ese momento recordé que alguien me había hablado de Jesucristo…Yo me burlaba, creía que no necesitaba a Dios…Sin embargo, en ese instante, en medio de la desesperación, lepedí: “Ayúdame, Señor Jesucristo”. Y Dios respondió”, relató el joven.

Carlos Armando sufrió fracturas graves, principalmente en su pierna izquierda. Lo sometieron a prolongadas intervenciones quirúrgicas, de las cuales, por la intervención milagrosa de Dios, salió airoso. A partir de entonces vive la vida intensamente. Comprendió que, al darle una nueva oportunidad, Dios le ofrecía una página enblanco para que él comenzara a escribir un nuevo capítulo de su vida.

¿Está preparado para morir?

Ezequías fue uno de los mejores reyes de Israel. Durante su gobierno (726-698 a.C.), el país experimentó un despertar religioso sin precedentes, las estrategias militares experimentaron un denodado fortalecimiento y se vivió una relativa solidez económica. Pero cuando creía que todo marchabaviento en popa “…Ezequías se enfermó gravemente y estuvo a punto de morir. El profeta Isaías hijo de Amoz fue a verlo y le dijo:”Así dice el Señor:”Pon tu casa en orden , porque vas a morir. No te recuperarás”(2 Reyes 20:1 Nueva Versión Internacional).

La muerte es inevitable. Si en lugar de ser Ezequías, la notificación de que estaba próximo a perecer le hubiese llegado a usted hoy…¿Cuál habríasido su reacción? ¿Está preparado para morir?

Este monarca israelí, quizá como usted, no había meditado en el hecho de que tarde o temprano debemos morir. “Ezequías volvió el rostro hacia la pared y le rogó al Señor: “Recuerda, Señor que yo me he conducido delante de ti con lealtad y con un corazón íntegro, y que he hecho lo que te agrada”. Y Ezequías lloró amargamente”(versículos 2 y 3).Una reacción comprensible cuando reconocemos que nos falta algo todavía: rendirnos a Dios. Que hemos vivido mucho, pero sin el Señor en el corazón. Cuando reconocemos que le necesitamos, El responde.

Las puertas a una nueva vida

“No había salido Isaías al patio central, cuando le llegó la Palabra del Señor;”Regresa y dile a Ezequías, gobernante de mi pueblo, que así dice el Señor, Dios de suantepasado David:”He escuchado tu oración y he visto tus lágrimas. Voy a sanarte y en tres días podrás subir al templo del Señor. Voy a darte quince años más de vida…”(2 Reyes 20:4-6).

¿Cómo cree que vivió el rey a partir de ese momento? Vivió intensamente, aprovechando cada segundo…Viviendo para Dios, disfrutando de cada nuevo amanecer, de los arreboles del atardecer, de la sonrisa de...
tracking img