Residentl evil 6 némesis

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 319 (79547 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 22 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
RESIDENT EVIL VOLUMEN CINCO
NEMESIS
S.D. PERRY

Para los lectores,
que hacen que esto siga adelante.
Y para Curt Schulz,
que no se creyó que le dedicaría este libro

No cedas tú a estos males y sigue avanzando lleno de valor.
Virgilio

Nota del autor

Los lectores más fieles de esta serie puede que hayan notado la existencia de discrepancias entre personajes o momentos concretosentre las novelas y los juegos (o entre unos libros y otros). Debido a que las novelizaciones y los juegos se escriben, se revisan y se producen en fechas distintas por personas diferentes, la coherencia completa es casi imposible. Tan sólo puedo disculparme en nombre de todos nosotros, y tener la esperanza de que, a pesar de los errores cronológicos, continuaréis disfrutando de la mezcla dezombis corporativos y de héroes desventurados que convierten Resident Evil en algo tan entretenido.

Prólogo

Carlos estaba saliendo de la ducha cuando sonó el teléfono. Se puso la toalla alrededor de la cintura y entró a trompicones en la atestada sala de estar, donde casi se cayó al suelo al tropezar con una caja de libros todavía sin abrir por la prisa que se dio por descolgar el insistenteteléfono. No había tenido tiempo de comprar un contestador desde que se había mudado a la ciudad, y sólo el nuevo oficial de campo al mando tenía su número. No convenía perder las llamadas, sobre todo porque Umbrella se encargaba de pagarle todas las facturas.
Tomó el auricular con una mano todavía goteante y procuró no parecer sin resuello.
—¿Diga?
—Carlos, soy Mitch Hirami.Carlos se irguió un poco más hasta casi ponerse en posición de firmes, sin soltar la toalla empapada.
—Sí, señor.
Hirami era su jefe de escuadra. Carlos sólo lo había visto en persona dos veces, y no el tiempo suficiente como para juzgar su carácter, pero parecía bastante competente, al igual que los demás miembros de la escuadra.
Competente, aunque no muy franco.
Al igual queCarlos, nadie hablaba mucho sobre su pasado, aunque sabía con toda certeza que Hirami había estado involucrado en operaciones de tráfico de armas en Sudamérica años atrás, antes de empezar a trabajar para Umbrella. Al parecer, todos los que se conocían del UBCS tenían un secreto o dos, y la mayoría procedía de actividades no demasiado legales.
—Acabamos de recibir órdenes sobre una situaciónque se está produciendo en este momento. Estamos llamando a todo el mundo para que participen en esto y para que acudan aquí lo antes posible. Tienes sólo una hora para presentarte, y nos vamos dentro de dos horas, es decir, a las 15.00. ¿Lo has entendido?
—Sí…, esto, sí, señor. —Carlos hablaba con fluidez el inglés desde hacía años, pero todavía estaba acostumbrándose a hablarlo de formapermanente—. ¿Hemos recibido información sobre el tipo de situación?
—Negativo. Se te informará, como al resto de nosotros, en cuanto llegues.
El tono de voz de Hirami sugería que en realidad tenía mucho más que decir. Carlos se quedó esperando mientras comenzaba a quedarse helado por el agua que se iba enfriando sobre el cuerpo.
—Se rumorea que es un vertido accidental de productosquímicos —le dijo Hirami, pero Carlos pensó que algo en la voz de su jefe de escuadra indicaba una cierta incomodidad—. Es algo que hace que la gente… se comporte de un modo diferente.
Carlos frunció el entrecejo.
—¿Diferente?
Hirami dejó escapar un suspiro.
—No nos pagan por hacer preguntas, Oliveira. ¿A que no? Ahora mismo ya sabes tanto como yo. Tú lo que debes hacer es veniraquí.
—Sí, señor —contestó Carlos, pero Hirami ya había colgado.
Carlos dejó el auricular en su sitio sin tener muy claro si debía sentirse emocionado o nervioso por participar en la primera operación del Servicio de Contramedidas Biológicas de Umbrella, el UBCS,[1] un nombre impresionante para un grupo de antiguos mercenarios y soldados, la mayoría de ellos con experiencia en combate...
tracking img