Roma critiana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1496 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
INTRODUCCION
El cristianismo se originó en Palestina, oficialmente anexada a Roma el año 6 d.c. justo cuando esta se encontraba en ebullición. Jesús de Nazaret, fue el fundador de esta nueva religión, quien siendo judío se proclamo el mesías (el ungido en griego). Debido a la creencia de los judíos de que Dios enviaría a su hijo para la salvación del pueblo judío, Jesús goza de granpopularidad y es seguido por grandes cantidades de personas que creen en su promesa de que “el reino de dios esta próximo”.
Tras la muerte de Jesús, el cristianismo fue difundido por los apóstoles. San Pedro fue el primer obispo en Roma, pero el apóstol más activo difusor de la doctrina fue San Pablo, quien la propagó por Asia Menor, Grecia y Roma. Aunque sufrió persecuciones desde el siglo I, el númerode adeptos fue aumentando
hasta que, finalmente, Constantino lo reconoció (edicto de Milán, 313) y Teodosio lo declaró religión del estado (fines del siglo IV).
Durante la edad media se extendió por todo el mundo civilizado, a pesar de que, ya desde su nacimiento, tuvo que enfrentarse con graves problemas: las herejías, el cisma de Oriente (1054), que separó la iglesia bizantina de la latina, elcisma de Occidente (1378) y la Reforma (siglo XVI), que separó el protestantismo de la iglesia Romana.



DEL POLITEISMO AL CRISTIANISMO
Roma, como la mayoría de los pueblos de la antigüedad adoptó una religión politeísta, que contaba con dioses para todos los romanos, y con una religión familiar, que nucleaba a sus miembros, en torno a la adoración de sus antepasados muertos. La prédica deCristo fue rechazada en Roma, al punto de costarle la vida al propio Jesús, y sus seguidores fueron perseguidos y condenados por la mayoría de los emperadores.
En los primeros tiempos las autoridades romanas no distinguían la doctrina cristiana de la judía. Desde la segunda mitad del siglo I hasta el año 313 los cristianos fueron perseguidos en el Imperio Romano.
Se suele afirmar que hubo diezpersecuciones romanas contra el Cristianismo decretadas por diez emperadores: son las persecuciones de Nerón, Domiciano, Trajano, Marco Aurelio, Séptimo Severo, Maximiano, Dacio, Valeriano, Aureliano y Diocleciano.
La intensidad de cada persecución también variaba de una a otra: la de Nerón probablemente causó unas decenas de muertos en Roma y no se extendió fuera de la ciudad, mientras que lade Diocleciano tuvo como finalidad exterminar el cristianismo y se empleó a fondo. Tanto fue el derramamiento de sangre que Diocleciano hizo acuñar una moneda con la inscripción «Diocleciano, emperador que destruyó el nombre cristiano».
El emperador Constantino continuó la obra de transformación del poder imperial iniciada por Diocleciano, complementando las reformas administrativas esbozadaspor su antecesor. Pero si en materia política Constantino mantuvo el rumbo de Diocleciano, no sucedió lo mismo en materia religiosa: lejos de perseguir con saña al cristianismo, para eliminarlo, proclamó oficialmente, por el edicto de Milán (313), la tolerancia para la religión cristiana.
El edicto de Milán señaló el comienzo de una política de constante protección hacia el cristianismo.Constantino le otorgó, poco a poco todas las ventajas de las que hasta entonces habían disfrutado los cultos oficiales del imperio. Eximió de impuestos a los sacerdotes cristianos, porque los paganos poseían ese privilegio, y ayudó a la construcción de numerosas iglesias, de igual modo que se había ayudado siempre a la erección de templos para honrar a los antiguos dioses.
Al igual que Constantino,Teodosio fue otro de los emperadores que favorecieron al cristianismo. El gobierno de Teodosio señaló el definitivo triunfo del cristianismo en el imperio romano. Desde Constantino hasta Teodosio, cristianismo y paganismo coexistieron oficialmente. Pero, con Teodosio, el paganismo fue definitivamen¬te excluido, y el cristianismo se convirtió en la religión oficial, única y exclusiva del imperio romano...
tracking img