Temas variados

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3908 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
TERAPIA NEURAL Y NUEVOS PARADIGMAS CIENTÍFICOS
Violencia Médica
LUIS CARLOS RESTREPO∗
EL TÉRMINO NOS EVOCA de manera inmediata la agresión física, casi siempre intencional, que busca acabar con una vida humana. Por definición, una actividad como la medicina, que se declara portadora de intereses altruistas, quedaría por fuera de la esfera de la violencia, a no ser que se tratara de señalarla existencia de algunas excep‐ ciones que corresponderían a profesionales cuya conducta los colocaría en el campo de lo delictivo. Podríamos decir, incluso, que estas ovejas negras ‐‐que no faltan en ninguna profesión‐‐ nada tienen que ver con el espíritu de beneficio común que debe alentar a la práctica médica. Ellos no serían otra cosa que la excepción que confir‐ ma la bondad de la regla.Pero no es de esta violencia ni de estos médicos delincuentes de quienes queremos hablar hoy. No se trata de tematizar las violencias explícitas ‐‐ésas que llenan los titulares de los vespertinos sensacionalistas‐‐ , sino esa amplia gama de violencias implícitas, silenciosas, muchas de ellas sin sangre, que se anidan en la dinámica propia de las instituciones, manifestándose en los más diversosespacios de la vida cotidiana. Si entendemos por violen‐ cia toda acción tendente a impedir la emergencia de la singularidad humana o lograr su aniquilación física, ten‐ dremos que reconocer que son muchas las facetas de este doloroso fenómeno social, del que no escapa, por supuesto, la institución médica. Al interior de la medicina, se anida de manera muy especial esa violencia que Alice Miller, enun giro magistral, denominó la "violencia por tu propio bien".
En su famoso libro Némesis Médica, Iván Illich, llamó la atención hace ya algunos lustros, sobre la expropiación de la salud por parte de los médicos, quienes usan su poder para quitar a los ciudadanos la capacidad de autode‐ terminar sus vidas en un campo tan importante como el atinente al dolor, el nacimiento, la enfermedad, y lamuerte. El llamado, por Michael Foucault, "biopoder", tiene su origen en la revolución capitalista que se gestó en Europa durante los siglos XVII y XVIII, que culminó con la formación de la famosa "policía médica", especie de contingente de fiscales que estaban capacitados para vigilar la intimidad de las personas siempre que así lo re‐ quiera el bien común. El biopoder está centrado en el cuerpocomo máquina, en su disciplina, en la optimización de sus actitudes, la extorsión de sus fuerzas, así como en el crecimiento paralelo de su utilidad y docilidad.
La policía médica, origen de las actuales políticas de salud pública, actuaba por delegación directa del rey, so‐ berano del Estado absoluto que estaba en pleno derecho de descentralizar bajo su mirada todo aquello que su‐ cediera en elreino. Una vez caídas las monarquías y como efecto de la revolución francesa, el médico occidental heredará esta atribución real de fisgonear las vidas ajenas al igual que recaerá en gran parte sobre sus hombros funciones que antaño correspondían a las comunidades religiosas, a los sacerdotes. Durante el siglo XX, el biopo‐ der concentrado en manos de los médicos y funcionarios estatales de salud,crecerá en proporciones nunca an‐ tes imaginadas. Desde la perspectiva gnoseológica, el biopoder aparece articulado a un saber técnico sobre el cuerpo que conceptualiza al ser humano desde la rejilla significativa del cadáver disecado. Bajo la mirada anáto‐ mo‐patológica, el enfermo pierde su singularidad, siendo medido desde patrones estandarizados donde lo im‐ portante es el manejo masivo decuerpos al interior de la institución hospitalaria.
Cuando apenas empezaba a consolidarse la gran revolución científica que con Bichat y la escuela francesa, cambió por completo la visión que en Occidente se tenía de la enfermedad, un costoso error histórico vino a mostrar los peligros que encerraba este biopoder concentrado en manos de los médicos al interior de los gran‐ des hospitales...
tracking img