Temas varios

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 130 (32373 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Curso de Oratoria Método Ilvem

Capítulo I

INTRODUCCIÓN PRELIMINAR

El movimiento Teosófico necesita hombres y mujeres entrenados, idóneos y deseosos de hacer labor pública de exposición. Esa labor deben hacerla nuestros estudiantes que residen año tras año en una misma localidad y se ven obligados por ese hecho a extender y variar sus estudios. Cuando los trabajadores teosóficosde una ciudad dicen “estamos maniatados aquí porque no tenemos conferencistas”, parecen indicar que por un capricho de los dioses se les ha negado un talento especial y poco común. Pero lo que en realidad están manifestando, para quien sabe, es que han descuidado sus propios poderes latentes, por indolencia o timidez, o demasiado amor propio. Un orador no es un don de los dioses. Es un trabajadorentrenado y disciplinado que tuvo el valor de someterse a un breve aprendizaje. La mayoría de nuestros miembros son oradores en embrión y muy próximos a salir a la luz con sólo que lo supieran. Las cualidades que los trajeron al Movimiento Teosófico son las mismas cualidades que los capacitarán para hacer trabajo adecuado en la plataforma, si aceptan la disciplina del orador y el karma del orador.Una vez que lo hagan, se abrirá para ellos un nuevo ciclo, un nuevo hábito de estudio y un nuevo valor que es lo que más necesitamos.
Si les ha faltado ese valor, creo que no es porque hayan tenido miedo de sostener sus opiniones, y hasta sufrir por ellas, sino que por falta de habilidad para expresarlas lo han hecho en forma débil e incierta. Se han perdido de mucho de lo que la Teosofíales ofrece. Antes de que se termine este curso espero que Uds., como grupo, vean lo que quiero indicar. “La enseñanza es para el preceptor y lo beneficia más a él mismo”.
Si Ud. tiene la voluntad de someterse al entrenamiento que le ofrezco, no se elimine en la primera etapa diciendo con una sonrisa tonta. “Eh, nunca podré ser un buen orador”. Ud. ES un orador, con impedimentos que este cursoestá preparado para quitarle. No le estoy ofreciendo una esperanza, le estoy ofreciendo un procedimiento probado que ha cumplido su cometido antes y volverá a cumplirlo, no meramente si Ud. es brillante, sino si Ud. es sincero y consciente y razonablemente sufrido.
Difiere de todos los demás cursos de oratoria en que está basado en supuestos ocultos. Otros cursos se basan en el supuesto deque la oratoria es como un adorno para cosérselo o imponérselo a Ud. Este curso está basado en la certeza de que Ud. es un orador potencialmente, que sus poderes son mucho más grandes de lo que Ud. se da cuenta, y que lo que Ud. más necesita es retirar ciertas barreras. Nunca sucede que Ud. tiene demasiado poco de las cosas que sirven; lo que pasa es que tiene mucho de las cosas que puedenperjudicar.
Estas barreras sólo pueden ser retiradas en su debido orden. Son físicas, morales y mentales y hay que tratarlas en este orden.
Las barreras físicas son las menos resistentes. Hay diez probabilidades contra una de que Ud. se para incorrectamente y de una manera que dificulta el equilibrio. Hay más de diez contra una de que Ud. nunca ha prendido a respirar como debe hacerlo unorador. Probablemente respira de un modo que arruinaría el mejor discurso jamás planeado. Es casi seguro que a menos que Ud. haya tenido entrenamiento como orador o actor (no como cantor), su voz estorbará la fluidez de pensamientos que un orador necesita. Ud. cree que esas interrupciones en el pensar son fallas de su mente. Se deben a fallas de la voz. Ud. hace cosas con su voz que echarían a perderel equilibrio de un sabio. Mientras no se retiren esas presiones, no puede haber fluidez. La técnica para eliminarlas puede aprenderla Ud. en una hora, y adquirir el hábito correcto en un mes de ejercicios breves.
Vienen luego las obstrucciones morales, y será más fácil tratarlas a medida que las dificultades físicas desaparecen. Una de ellas es aquella modestia de que muchos nos jactamos,...
tracking img