The truce

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1553 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
De esta novela de Mario Benedetti podría rescatar muchas cosas. El tono intimista con que se cuenta esta realhistoria de amor entre Santomé y Avellaneda da para conversar mucho y para sentir mucho.
Hay una parte sí, que me parece notable. Y es, cuando después de que Santomé se declara a Avellaneda, él le explica las condiciones de su amor. Y es en esa parte donde denoto una humanidad que estáexenta de todo lirismo, no obstante, no deja de ser sublime:
«De pronto ella dijo: "por favor, no me acribille con esas miradas de expectativa". "No tengo otras", contesté, como un idiota. "Usted quiere saber mi respuesta", agregó, « y mi respuesta es otra pregunta». «Pregunte», dije."¿Qué quiere decir eso  de que usted está enamorado de mí?" Nunca se me había ocurrido que esa pregunta existiera,pero ahí estaba, a mi alcance. "Por favor, Avellaneda, no me haga parecer más ridículo aún. ¿Quiere que le especifique, como un adolescente, en qué consiste estar enamorado?" "No de ningún modo." "¿Y entonces?" En realidad, yo me estaba haciendo el artista; en el fondo bien sabía qué era lo que ella estaba tratando de decirme. "Bueno", dijo, "usted no quiere parecer ridículo, pero en cambio notiene inconveniente en que yo lo parezca. Usted sabe lo que quiero decirle. Estar enamorado puede significar, sobre todo en la jerga masculina, muchas cosas diferentes". "Tiene razón. Entonces póngale la mejor de esas muchas cosas. A eso me refería ayer, cuando se lo dije." No era un diálogo de amor, qué esperanza. El ritmo oral parecía corresponder a una conversación entre comerciantes, o entreprofesores, o entre políticos, o entre cualesquiera poseederoes de contención y equilibrio. "Fíjese", seguí algo más animado, "está lo que se llama la realidad y está lo que se llama las apariencias". "Ajá", dijo ella, sin decidirse a parecer burlona. "Yo la quiero a usted en eso que se llama la realidad, pero los problemas aparecen cuando pienso en eso que se llama las apariencias." "¿Quéproblemas?", preguntó, esta vez creo que verdaderamente intrigada. "No me haga decir que yo podría ser su padre, o que usted tiene la edad de alguno de mis hijos. No me lo haga decir, porque ésa es la clave de todos los problemas y, además, porque entonces sí voy a sentirme un poco desgraciado." No contestó nada. Estuvo bien. Era lo menos riesgoso. "¿Comprende entonces?", pregunté, sin esperar respuesta. "Mipretensión, aparte de la muy explicable de sentirme feliz o lo más aproximado a eso, es tratar de que usted también lo sea. Y eso es difícil. Usted tiene todas las condiciones para concurrir a mi felicidad, pero yo tengo muy pocas para concurrir a la suya. Y no crea que me estoy mandando la parte. En otra posición (quiero decir, más bien, en otras edades) lo más correcto sería que yo le ofrecieseun noviazgo serio, muy serio, quizá demasiado serio, con una clara perspectiva de casamiento al alcance de la mano. Pero si yo ahora le ofreciese algo semejante, calculo que sería muy egoísta, porque sólo pensaría en mí, y lo que yo más quiero ahora no es pensar en mi sino pensar en usted. Yo no puedo olvidar - y usted tampoco - que dentro de diez años yo tendré sesenta. "Escasamente un viejo"podrá decir un optimista o un adulón, pero el adverbio importa muy poco. Quiero que quede a salvo mi honestidad al decirle que ahora ni dentro de unos meses, podré juntar fuerzas como para hablar de matrimonio. Pero -siempre hay un pero - ¿de qué hablar entonces? Yo sé que, por más que usted entienda esto, es difícil, sin embargo, que admita otro planteo. Porque es evidente que existe otro planteo.En ese otro planteo hay cabida para el amor, pero no la hay en cambio para el matrimonio" [...] "A ese otro planteo, la imaginación popular, que suele ser pobre en denominaciones, lo llama una Aventura o un Programa, y es bastante lógico que usted se asuste un poco. A decir verdad, yo también estoy asustado, nada más que porque tengo miedo de que usted crea que le estoy proponiendo una aventura....
tracking img