Un cuchillo bajo las sabanas (cuento) inicio,desarrollo,nudo,climax & desenlace.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 9 (2150 palabras)
  • Descarga(s): 0
  • Publicado: 9 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Un cuchillo bajo las sabanas.
Todo comenzó una tarde algo fría y un poco nublada cuando la vi pasar, era la mujer mas bella, con un cuerpo escultural, con cabello castaño claro, el cual se movía al compás del viento de otoño simulando un olor dulce a perfume, recuerdo también que sus ojos, eran un color verde con un enorme brillo que sin duda desde ese momento se acaparó de toda mi atención,¿Pero como alguien así podría fijarse en alguien como yo? Me preguntaba a mi mismo varias veces con el fin de encontrar una respuesta que fuera digna de mi agrado. Si tan solo tengo 20 años, con defectos y virtudes, soy humilde lo sé, tal vez no le pueda dar todos los lujos que ella pueda necesitar, pero soy trabajador y estudioso y sé que así saldré adelante, mi orgullo no la dejara ir; luchare porella así tenga que dejar todo; la conquistare, así tenga que ser a mi manera ella tendrá que ser mía, porque mi enamoramiento pasaba a obsesión por ella. Recuerdo que vestía con un gusto exquisito de acuerdo con la temporada, el gris de su blusón resaltaba sus ojos, con las palabras revueltas en mi mente, me decidí por hablarle, puesto que iba siguiéndola hacía varias calles, y todo señalaba queteníamos el mismo destino; La universidad.
-Disculpe usted señorita, ¿me puede decir la hora?- pregunté.
-Claro, son las 4:13-
- Gracias, ¿se dirige a la universidad?-
-Si, ¿También vas hacia allá?-
-Si, ¿Puedo acompañarla?, es algo tarde y no quisiera que algo le ocurriese - No quise responder con un tuteo, puesto que merecía todo mi respeto sin siquiera conocerla, pero eso no importaba, selo merecía a fin de cuentas.
-Claro, ¿estudias allí?-
- ¡Por supuesto!,- le respondí deseoso de que contestara que ella igual estudiaba ahí. - ¿Usted?- Le hice una señal para indicar que siguiéramos caminando.
-No, por desgracia no, Yo me encargo de hacer la comida.- me respondió con algo de pena a la cual yo le jugué con una sonrisa.- Disculpa, mi nombre es Taylor, ¿Cuál es el tuyo?-
-Encantado de conocerte Taylor (besé su mano con delicadeza), Mi nombre es Armando.
Seguimos conversando, en fin. Nos entretuvimos hablando en un parque cerca de la universidad, a la cual falté sin arrepentimiento alguno. Hablamos durante horas, las cuales sin exagerar me parecieron minutos.
-Wau, tenemos mucho en común.- Me dijo sonriendo.
- Le respondí con una sonrisa y un simple si.-
-Oye, es denoche, lo lamento pero debo irme a mi casa, mi esposo me esta esperando.- me dijo algo disgustada. De pronto me di cuenta de sus palabras, ¿esposo?, ¿ella esta casada?, mi humor cambio rápidamente, me llegaron un montón de dudas, Ahora, ¿ella tendría hijos con el?, ¿Cuántos años tendrá?
-¿Escuche bien?, ¿Estas casada?-
-Si, no hace mucho que estamos juntos, solo un par de meses.
-Oh, ¿quieresque te acompañe a tu casa?
- Vivo aquí cerca, a dos cuadras, ¿ves ese carro rojo?, ahí vivo yo.- Me dijo casi yéndose.
-Oye, pero, ¿como puedo encontrarme contigo de nuevo?-
-Aquí esta mi numero de teléfono, es el de mi casa, porque mi esposo me quitó mi celular, es demasiado celoso.-
-no te preocupes, esta bien, solo dime a que horas puedo encontrarte sin causarte problemas- le dijeacercándome a ella ligeramente, casi nada.
-Bueno, aproximadamente entre las 5 y 8 de la tarde.-
- Está bien, yo te llamaré.- le dije despidiéndonos con un pequeño beso en la mejilla. Figurando que me iba también.
Al llegar a mi casa, me encerré en mi cuarto, encendí la grabadora en la cual sonaba mi grupo favorito, entré al baño, y me mire en el espejo, me quité la camisa, y me veía fijamente. Al compásdel reloj que a pesar de la música se escuchaba en mi baño, repetía para mi mismo, que ella seria mía, solamente mía y de nadie mas. A fin de cuentas, podíamos hacer una bonita pareja, y aunque mis ojos son cafés, nuestro cabello se parecía, y ambos teníamos el mismo tono de piel.
Pasaron semanas, cada día nos acercábamos más, nos hacíamos uno solo, su teléfono sonaba todos los días con mi...
tracking img