A cerca de la esclavitud

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4490 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
ACERCA DE LA ESCLAVITUD ALEXANDER VON HUMBOLDT

Aquí doy por terminado el examen o ensayo político de la isla de Cuba, en el cual he presentado el estado de esta importante posesión de la España, tal como ahora se halla, Como historiador de la América, he querido aclarar los hechos y dar ideas exactas, con el auxilio de comparaciones y de tablas estadísticas. Esta investigación de los hechos,así detallada, parece necesaria en un momento en que, por un lado, el entusiasmo que nos inclina a una credulidad benévola, y por otro las pasiones de odio a quienes es importuna la seguridad de las nuevas repúblicas, han dado origen a las concepciones más vagas y más erróneas. De acuerdo al plan de mi obra, me he abstenido de todo raciocinio acerca de las vicisitudes futuras y acerca de laprobabilidad de las variaciones que la política exterior puede provocar en la situación de las Antillas. Me contento con examinar solamente lo respectivo a la organización de las sociedades humanas, al reparto desigual de los derechos y de los goces de la vida, y a los peligros amenazadores que la sabiduría del legislador y la moderación de los hombres libres pueden alejar, cualquiera sean las formasdel gobierno. Al viajero que ha visto de cerca lo que atormenta o degrada la naturaleza humana, le corresponde el hacer llegar las quejas del infortunio a los que pueden aliviarlo. He observado la situación de los negros en los países en que las leyes, la religión y los hábitos nacionales se dirigen a dulcificar su suerte; y 3 pesar de eso, he conservado al dejar la América el mismo horror a laesclavitud que experimentaba en Europa. En vano algunos escritores perspicaces, para echar un velo a la barbarie de las instituciones con las ficciones ingeniosas del lenguaje, han inventado los términos, de cultivadores negros de las Antillas, de vasallaje negro, y de protección patriarcal; porque es profanar las nobles artes del entendimiento y de la imaginación, el disculpar con comparacionesilusorias o con sofismas capciosos los excesos que afligen a la humanidad y le preparan conmociones violentas. ¿Es que se adquiere derecho a no tener conmiseración porque se compare el estado de los negros con el de los siervos de la edad media,

y con la situación de opresión en que gimen todavía ciertas clases en el norte y en el este de Europa? Estas comparaciones, estos artificios del lenguaje yesta impaciencia desdeñosa con que se rechaza como quimérica hasta la esperanza de una abolición gradual de la esclavitud, son armas inútiles en este tiempo. Las grandes revoluciones que el continente americano y el archipiélago de las Antillas han experimentado desde comienzo del siglo XIX han influido en las ideas y en la razón pública del país mismo en que existe la esclavitud y empieza amodificarse. Muchos hombres juiciosos y vivamente interesados en la paz de las islas de azúcar y de esclavos consideran que se puede por medio de medidas que dimanen de los que conocen las localidades, salir de un estado de crisis y de perplejidad, cuyos peligros aumentarán con la negligencia y la obstinación. Procuraré dar al fin de este capítulo algunas indicaciones sobre la posibilidad de estasmedidas, y probaré con citas extraídas de documentos oficiales, que mucho antes que la política exterior hubiese influido cosa alguna en las opiniones, las autoridades locales de La Habana, más adheridas a la metrópoli, han manifestado de tiempo en tiempo disposiciones favorables para mejorar la situación de los negros. La esclavitud es, indudablemente, el mayor de todos los males que ha sufrido lahumanidad, ya se considere al esclavo arrancado de su familia en el país natal y metido en los depósitos de un buque negrero, ya se le considere como formando parte de un rebaño de hombres negros amontonados en el territorio de las Antillas, Pero existen para los particulares sus grados en los sufrimientos y en las privaciones. Cuánta distancia media entre el esclavo que sirve en la casa de un...
tracking img